Junio 2018
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

 
¿Sabes el por qué del sacrificio de Cristo? Enviar esta meditación

Juan 1:19-29
“Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen: ¿Tú, quién eres? Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No. Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo? Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías. Y los que habían sido enviados eran de los fariseos. Y le preguntaron, y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta? Juan les respondió diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio de vosotros está uno a quien vosotros no conocéis. Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado. Estas cosas sucedieron en Betábara, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando. El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”


Los judíos esperaban ansiosamente la llegada del Mesías. Pero había un problema: Ellos esperaban a alguien que los librara del yugo del imperio romano. Sin embargo, el plan de Dios no contemplaba una liberación superficial y temporal. No estaba el Señor interesado en ofrecer a su pueblo simplemente la independencia de un gobierno opresor. Su intención era ofrecer al mundo libertad de la esclavitud del pecado y de la condenación eterna. Juan el Bautista entendió perfectamente la misión del Mesías en la tierra. Por eso en el pasaje de hoy, al ver a Jesús acercándose, declaró a todos en alta voz: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Estas palabras de Juan expresaron claramente que el plan de salvación de Dios requería un sacrificio. En el Antiguo Testamento el sacrificio era parte esencial del plan de Dios. En el capitulo 4 del libro de Génesis vemos que Abel le ofreció a Dios, como ofrenda, la oveja mas gorda de su redil. Y a Dios le agradó esta ofrenda. Levítico capitulo 16 describe como la Ley establecía que hubiese un día al año para la expiación de todos los pecados de Israel. Ese día el sacerdote entraría en el santuario "con un becerro para expiación, y un carnero para holocausto." (v.3). En Exodo capitulo 12, Moisés ordenó a los israelitas que estaban esclavos en Egipto que sacrificaran "un cordero por familia", y que tomaran de la sangre del animal y untaran el dintel de la puerta de sus casas. De esta manera, el ángel de Jehová pasaría de largo esa noche y no llegaría a herir al primogénito de la casa que estuviese marcada con la sangre.

Los animales que eran sacrificados debían ser perfectamente sanos y "sin defecto alguno." (Exodo 12:5). De igual manera, en el plan de salvación de Dios para la humanidad aquel que seria sacrificado tenía que ser perfecto y sin pecado alguno. Sólo Jesús, Dios mismo hecho carne, estaría calificado para ocupar ese lugar. Solamente la sangre de Jesucristo podría salvar al mundo de la condenación del pecado. Únicamente el Cordero de Dios podría pagar la deuda de los pecados de toda la humanidad. Así dice Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

De esta manera, Cristo de una sola vez y por siempre pagó por la expiación de todos los pecados del mundo, “y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.” (Hebreos 9:25-26).

Si tú has aceptado a Jesucristo como tu salvador, alaba a Dios y dale gracias por el regalo de la vida eterna por medio del sacrificio de su Hijo. Si no has obtenido la salvación de tu alma, reflexiona en esta enseñanza y abre tu corazón al único que puede pagar por todos tus pecados y darte la entrada al cielo por toda la eternidad.

ORACION:
Mi amante Dios, gracias infinitas por el sacrificio de tu Hijo amado que pagó por todos mis pecados y los de toda la humanidad. Ayúdame, Señor, a estar consciente del valor extraordinario de su sangre derramada en la cruz. Por Cristo Jesús, Amén.