Junio 2018
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

 
Mucho cuidado con la complacencia Enviar esta meditación

Filipenses 4:10-13
“En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”


La complacencia es un estado anímico que refleja satisfacción de una persona en una situación determinada. En el pasaje de hoy, el apóstol Pablo escribe que él aprendió a contentarse, es decir a sentir complacencia en todas las circunstancias, lo mismo en las buenas que en las malas. En esta misma carta a los filipenses, Pablo los exhorta a regocijarse siempre, en todo momento. (Filipenses 4:4). Lo más impactante de esta exhortación es el hecho de que cuando Pablo la escribió estaba preso en una cárcel romana, rodeado de incomodidades, pasando hambre, siendo humillado y torturado y esperando que en cualquier momento lo ejecutaran. Este tipo de complacencia sólo es posible sentirla cuando la actitud está siendo controlada por el poder del Espíritu Santo. De esta manera lo declara Pablo al final del pasaje: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Ahora bien, debemos ser muy cuidadosos cuando esa actitud de complacencia no es producida por el Espíritu Santo, sino más bien es nuestra naturaleza carnal resignándose a las circunstancias que nos rodean, cualesquiera que estas sean, sin hacer un esfuerzo para mejorarlas. Esta manera de actuar es completamente negativa en el aspecto espiritual, pues nos impide avanzar en nuestro crecimiento. “Así estoy bien”, dicen muchos, “entonces, ¿para que esforzarme?” Hay un gran peligro en esta complacencia, pues da lugar a una falsa seguridad la cual resulta en una menor dependencia de Dios. La Biblia nos alerta de esta manera en 1 Corintios 10:12: “El que piensa estar firme, mire que no caiga.”

Cuando esta es nuestra actitud, nuestra relación con Dios se afecta, dejamos de crecer espiritualmente y comenzamos a depender de nuestras "habilidades" en lugar de depender de su poder. Nuestra auto-suficiencia se convierte en la autoridad principal, y perdemos por completo la visión del plan de Dios para nuestras vidas. Es lamentable estar conformes con una pequeña porción cuando el Señor tiene una vida "en abundancia" planeada para nosotros (Juan 10:10).

En esta misma carta a los filipenses Pablo también escribió: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:13-14). Habiendo entendido que los planes de Dios para sus hijos son "planes de bienestar" (Jeremías 29:11), que Dios “es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Efesios 3:20), y creyendo de todo corazón las promesas del Señor, Pablo no se conformó con lo que había logrado hasta el momento, sino declaró que proseguía hacia la meta, hacia ese precioso premio que Dios tiene preparado para los que le aman.

Filipenses 1:6 nos dice que “el que comenzó en nosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Dios es fiel y nos ama "de tal manera" que dio a su Hijo para que tengamos vida eterna (Juan 3:16). Él tiene un plan tan maravilloso para nuestras vidas que está más allá de nuestra imaginación. Entonces, ¿por qué conformarnos con algo menos? En el aspecto espiritual debemos ser ambiciosos, deseando conocer cada vez más a Dios, anhelando una relación cada vez más íntima con él, buscando su rostro día tras día y deleitándonos en su santa presencia. Mientras estemos en este mundo nunca tendremos suficiente de la gracia y el amor de Dios. Cuando creas que estás muy bien, arrodíllate y pídele a Dios que te dé más de él.

ORACION:
Padre santo, te alabo por tu infinita bondad y amor para conmigo. Te ruego que hagas desaparecer de mí todo vestigio de conformidad y pongas en mi corazón un mayor anhelo de buscarte cada día, de servirte más y desear cada vez más tu presencia en mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.