Junio 2018
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

 
¿Tienes tú la mente de Cristo? Enviar esta meditación

1 Corintios 2:14-16
“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.”


Tú no puedes pensar erróneamente y vivir correctamente. Este es un principio bíblico. La manera en que piensas será siempre la base sobre la cual se desarrollará tu vida. Así dice Proverbios 23:7: "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él." Aquí, "corazón" se refiere a la mente y todo lo relacionado con ella. El pasaje de hoy afirma que los cristianos “tenemos la mente de Cristo.” Esto significa que tenemos la capacidad de pensar de la manera en que el Señor Jesucristo piensa y de ver las circunstancias desde su punto de vista y actuar conforme a sus principios. Pero esta "capacidad" hay que desarrollarla y para ello es necesario que permitamos al Espíritu Santo llevar a cabo su plan en nosotros, creando la base para que nuestro comportamiento sea un reflejo de la vida que Jesús vivió en la tierra.

Durante los tres años de su ministerio Jesús enseñó a sus discípulos los principios fundamentales que regían su propio comportamiento. Después de su muerte y resurrección, y posterior ascensión, tal y como él lo prometió, el Espíritu Santo vino a continuar su obra, y ahora habita en el corazón de todo aquel que haya aceptado a Jesucristo como Salvador. Así dijo Jesús a sus discípulos: “Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:25-26). Es tarea del Espíritu Santo enseñarnos y recordarnos las palabras del Señor, y llevar a cabo la transformación de nuestras mentes hasta que lleguemos a ser conformes a la imagen de Jesucristo. Es nuestra responsabilidad permitir que este proceso se lleve a cabo siendo receptivos a la voz del Espíritu y siguiendo sus instrucciones.

Pensar de la manera que Cristo piensa generalmente está en contradicción con lo que el mundo que nos rodea piensa. Por ejemplo, para el no creyente no existe nada positivo en la muerte. Pero los creyentes conocemos la verdad acerca de la muerte y la vida eterna. Para nosotros estar ausentes del cuerpo es estar presentes al Señor (2 Corintios 5:8). De manera similar cuando nos enfrentamos a dificultades podemos estar tranquilos porque “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28).

Claro que como el mundo no entiende estas cosas nos acusan de estar locos. El pasaje de hoy dice que para el hombre natural las cosas del Espíritu de Dios “son locura.” El hombre natural es aquel que se rige por conceptos físicos y materiales. Su meta es satisfacer sus apetitos y sus deseos, por lo tanto no puede entender las cosas espirituales. También 1 Corintios 1:18 afirma que “la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.” Ciertamente no estamos locos, todo lo contrario, pues conocer las instrucciones de Dios y meditar en ellas nos capacita para vivir una vida de victoria.

Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Al igual que una computadora necesita programas de calidad para funcionar correctamente, nuestras mentes deben estar programadas con la verdad de la Palabra de Dios. Lo que pensamos, es decir aquello que reside en nuestras mentes determina nuestro carácter, nuestra manera de vivir.

Es necesario que leamos la Biblia diariamente y meditemos en los principios divinos, y también debemos orar cada día pidiendo a Dios que su Santo Espíritu nos ayude a aplicarlos en nuestras vidas de manera que verdaderamente lleguemos a tener la mente y el carácter de Cristo.

ORACION:
Padre santo, ante ti pongo mi mente suplicándote que transformes mi entendimiento para poder discernir espiritualmente todo lo que tú tienes planeado para mí. Que mis pensamientos y mis acciones reflejen la mente y el carácter de Cristo. Te lo pido en el nombre de Jesús, Amén.