Mayo 2018
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
¿Puedes identificar a los falsos pastores? Enviar esta meditación

2 Pedro 2:1-3
“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.”


Este pasaje es parte de la segunda carta del apóstol Pedro a los cristianos exiliados que vivían en varios lugares del Asia Menor. El propósito fundamental era alertarlos acerca de los falsos maestros que comenzaban a levantarse entre ellos de la misma manera que muchos años antes se levantaron falsos profetas dentro del pueblo de Israel. Estos falsos maestros están más interesados en obtener beneficios propios que en decir la verdad. Y con este fin se presentan ante la iglesia con muy buenas credenciales tratando de ocultar sus verdaderas intenciones. Si se les permite, ellos “introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató”, dice el pasaje de hoy. También Jesús advirtió a sus discípulos acerca de estos falsos maestros cuando les dijo: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15). Es decir, aparentan ser muy buenos y mansos pero en sus corazones guardan propósitos muy diferentes a los planes y objetivos que el Señor tiene para su iglesia.

Han transcurrido casi 2,000 años de esta advertencia del Señor y en la actualidad todavía encontramos, formando parte del liderazgo de la iglesia de Cristo, muchos falsos pastores y maestros con características similares a las pronunciadas por Jesús. Y lo peor de todo es que “muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado.” Y todos estos correrán la misma suerte que aquellos a los que ciegamente siguen. Así se refirió Jesús a los fariseos cuando dijo a sus discípulos: “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” (Mateo 15:14).

Ciertamente debemos tener en cuenta estas advertencias, pues pueden librarnos del mal que a ellos les espera. Es responsabilidad de cada creyente identificar a estos falsos pastores. ¿Cómo, pues, podemos identificarlos? Jesús nos lo dice en Mateo 7:16: “Por sus frutos los conoceréis.” Lo primero que debemos hacer es comparar lo que predica el Pastor con lo que está escrito en la Biblia. Jesús dijo a sus discípulos que sus palabras “son espíritu y son vida” (Juan 6:63), y si permanecían en su palabra, “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:32). Quien no siga fielmente estos principios no está predicando la verdad. Y bien sabemos de quien viene la mentira.

Es muy importante discernir quien está en control del culto. ¿Es el Espíritu Santo o es el hombre? Hay pastores que han llegado a envanecerse tanto que quieren ejercer control absoluto y por lo tanto no permiten que el Espíritu Santo se mueva con la libertad que debe moverse para bendecir y ministrar. También hay otras señales que pueden mostrarnos su carácter. Por ejemplo: ¿Es el Pastor suficientemente honesto y transparente como para dar a conocer con toda claridad a la congregación su salario y demás beneficios? Son los diezmos y ofrendas los que cubren estos y otros gastos de la iglesia, y los miembros tienen todo el derecho a conocerlos. Otros aspectos importantes del carácter son el amor y la humildad. ¿Están estos presentes en el comportamiento del Pastor? ¿Se refleja en él el carácter de Cristo?

Si diariamente leemos la Biblia y tenemos un tiempo de oración pidiendo al Señor sabiduría y discernimiento espiritual, podremos fácilmente identificar a los falsos pastores. Debemos entonces buscar la voluntad de Dios en cuanto al próximo paso que debemos dar. No todas las iglesias ni todas las circunstancias son exactamente iguales. Solamente el Espíritu Santo puede ayudarnos a tomar una decisión que esté de acuerdo a la voluntad de Dios.

ORACION:
Bendito Dios, te suplico me des sabiduría y discernimiento para poder identificar a los falsos pastores y maestros, y actuar siempre conforme a tu voluntad. En el nombre de Jesús, Amén.