Mayo 2018
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
¿Crees tú que Dios quiere usarte? Enviar esta meditación

1 Corintios 1:26-31
“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.”


Quizás en algún momento has dicho: “Me gustaría servir al Señor, pero no creo que yo tenga dones.” O “Yo no tengo la preparación necesaria.” Y te preguntas: “¿Acaso querrá Dios usarme?”

La respuesta a esta pregunta la encontramos en la Biblia. Por ejemplo vemos en el libro de Éxodo que Dios llamó a Moisés para encomendarle la tarea de liberar a Israel de la esclavitud en Egipto. Pero Moisés, temeroso e incapaz de expresarse bien, le dijo: “¡Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.” (Éxodo 4:10). Dios le aseguró a Moisés que él estaría a su lado en todo momento. Moisés obedeció y el Señor manifestó su poder hasta que los israelitas salieron de Egipto con rumbo a la tierra prometida.

En el Nuevo Testamento, cuando Jesús decidió llamar a unos cuantos hombres para que le ayudaran en su ministerio, los primeros a los que llamó fueron pescadores, hombres rústicos y sin mucha cultura y educación. También entre los pioneros estaba un publicano, odiado por el pueblo pues su función era recaudar impuestos para el imperio romano. Nada de esto tuvo en cuenta Jesús cuando decidió llamarlos para que sirvieran a su lado.

Saulo de Tarso era un fariseo, perseguidor de cristianos a los que torturaba y encarcelaba. En una ocasión, cuando se dirigía a la ciudad de Damasco en gestiones para continuar su persecución de los cristianos, "repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra" oyó la voz de Jesús. (Hechos 9:4). Allí Saulo entregó su vida al Señor. Y quedó completamente ciego. Entonces Jesús llamó a un discípulo llamado Ananías, y le encomendó que fuera adonde estaba Saulo y le pusiera las manos encima para que recobrara la vista, y le dijo: “Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel.” (Hechos 9:15). Nunca antes de este momento ni nunca después la Biblia menciona a Ananías, pero la gran trascendencia de su aportación en el plan de Dios es evidente, pues a aquel Saulo le conocemos ahora como el apóstol Pablo, uno de los más grandes evangelistas de todos los tiempos.

A través de toda la Escritura, de Génesis a Apocalipsis, Dios usó a pastores de ovejas, a pescadores, agricultores, a jóvenes y ancianos, a hombres y mujeres de toda condición social para llevar a cabo su obra y registrar sus palabras en la Biblia. Aunque hoy en día tenemos métodos espectaculares, tecnología avanzada, medios de comunicación masiva y super iglesias, es la gente ordinaria la que hace la obra extraordinaria. Una abuela ora fielmente por sus nietos y habla con cada uno de ellos respecto a confiar en Cristo como Salvador. Un empleado de oficina testifica a sus compañeros de trabajo acerca de las maravillas que Cristo ha hecho en su vida. Una mujer cristiana les lleva comida a sus vecinos que no son creyentes mientras su bebé se encuentra hospitalizado y les asegura que está orando por ellos.

Cuando preguntamos: “¿Desea Dios usarme?”, la respuesta es clara. Dios ha estado usando personas ordinarias como tú y como yo durante miles de años. ¿Por qué habría de cambiar ahora? El plan de Dios es usarnos a nosotros para llevar a este mundo pecador las buenas nuevas de salvación por medio de Jesucristo. No hay otro plan. Si éste no se lleva a cabo, entonces miles y miles de personas no conocerán el evangelio y serán condenados por toda la eternidad. Ponte en las manos del Señor y únete a su plan de salvación.

ORACION:
Mi bendito Padre celestial, te doy gracias porque, a pesar de mis defectos y debilidades, tú me invitas a servirte. Te ruego me capacites para ser un instrumento en tus manos y así llevar adelante tu plan de salvación para este mundo. En el nombre de Jesús, Amén.