Mayo 2018
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
El Señor te llama por tu nombre Enviar esta meditación

Lucas 19:1-10
“Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”


Este pasaje nos habla de un hombre llamado Zaqueo. La mayoría de la gente lo conocía como “jefe de los publicanos.” Estos eran los encargados de colectar los impuestos del Imperio romano entre los ciudadanos judíos. Quizás los romanos lo identificaban con un número. Era sólo una pieza en la enorme maquinaria que hacía que llegaran ingresos a Roma a montones. Los judíos más radicales decían que era un traidor porque se había vendido al enemigo. Con seguridad otros en la comunidad le habían puesto nombres denigrantes con el fin de insultarlo. El pasaje nos dice que Zaqueo tenía gran interés por ver a Jesús, "pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura." Por esa razón "subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí."

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia el árbol donde Zaqueo se había encaramado, se dirigió a él y le dijo: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.” Aunque Jesús nunca antes lo había visto lo llamó por su nombre. Cuando Zaqueo oyó a Jesús pronunciar su nombre, rápidamente descendió del árbol con el fin de recibir al Señor en su casa. Aquel encuentro con Jesús lo llevó a una transformación extraordinaria. No sólo Zaqueo se arrepintió de todo el mal que había hecho, sino que prometió dar la mitad de todos sus bienes a los pobres y devolver por cuadruplicado lo que había tomado de los demás incorrectamente. La salvación y la verdadera felicidad llegaron a su casa ese día.

Un encuentro genuino con Jesús siempre produce un profundo cambio en la persona. La Biblia nos habla también de un hombre llamado Saulo de Tarso quien tuvo una experiencia similar cuando se dirigía a la ciudad de Damasco en gestiones para continuar su persecución de los cristianos. Allí en el camino se le apareció Jesús, y lo llamó por su nombre: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (Hechos 9:4). Allí Saulo cayó rendido de rodillas, y “temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga?” Desde ese instante la vida de Saulo de Tarso cambió radicalmente y para siempre. Aquel que ahora conocemos como el apóstol Pablo, más tarde escribió: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.” (Filipenses 3:7-8). ¡Qué increíble y maravilloso cambio!

De la misma manera que llamó a Zaqueo y a Saulo de Tarso, el Señor te está llamando a ti por tu nombre. Dios está profundamente interesado en tu vida para hacer cambios profundos que traerán bendiciones y felicidad a ti y tu familia. Pon atención a su llamado, escucha atentamente su voz y permite que él lleve a cabo sus planes en tu vida.

Si no has aceptado a Jesucristo como tu salvador personal, ahora mismo eleva una oración al cielo confesando tus pecados y pidiendo al Señor que entre en tu vida y tome control de ella. Si ya lo has hecho, responde al llamado del Señor mejorando tu relación con él. Busca su rostro en oración y medita en su palabra diariamente. Él te dirá lo que debes hacer.

ORACION:
Padre santo, te pido que afines mi oído espiritual para poder escuchar con claridad cuando me llamas. Ayúdame a rendirme a ti y a someterme a tus órdenes para que tus planes de bendición se lleven a cabo en mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.