Mayo 2018
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
¿Cuál es tu necesidad? Enviar esta meditación

Exodo 3:7-14
“Dijo luego el Señor: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte. Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.”


Moisés estaba tranquilamente apacentando las ovejas de su suegro (Éxodo capítulo 3). Allí Dios se le apareció en medio de una zarza ardiendo y lo llamó para exponerle el plan que él había concebido para el pueblo de Israel, el cual estaba esclavizado en Egipto. Ciertamente fue algo totalmente inesperado, pero lo que más impactó a Moisés fue el hecho de haber sido él el escogido por Dios para llevar a cabo tan extraordinario plan.

Considerándose totalmente incapaz de ejecutar tamaña encomienda, inmediatamente Moisés comienza a argumentar con Dios acerca de sus calificaciones, o más bien la falta de ellas, para una misión de esa envergadura. Primero Dios le dice simplemente: “Ve, porque yo estaré contigo.” ¡Impresionante! El Dios todopoderoso le promete que él estará a su lado en esa empresa. Pero Moisés continúa insistiendo en su incapacidad, y le dice: “Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?” A lo que el Señor responde: “YO SOY EL QUE SOY.” ¡Qué maravilloso que con una frase Dios define su omnipotencia, su sabiduría infinita, su determinación, su amor, su misericordia, su justicia! O sea, “Yo Soy lo que sea necesario ser en un momento determinado.” “¡Lo que tú necesites, eso Soy Yo!”

Así, Dios manifestó su poder por medio de las plagas que azotaron a los egipcios con el fin de liberar a los israelitas; después que salieron de Egipto abrió las aguas del Mar Rojo para que ellos pasaran, les suministró el maná del cielo para su alimentación, hizo que brotara agua de la peña para calmar su sed. Les proveyó una columna de nubes durante el día para guiarlos y protegerlos del ardiente sol y una columna de fuego por la noche para alumbrarles. En fin, en cualquier circunstancia por difícil que fuera, Dios siempre proveyó la solución. YO SOY EL QUE SOY se manifestó en todo momento de acuerdo a la necesidad existente.

Por eso debemos tener la completa seguridad de que podemos llegarnos a nuestro Padre celestial e invocarle de acuerdo a nuestra necesidad. En medio del sufrimiento, acudimos al Dios del consuelo; en nuestra confusión, invocamos al Dios que revela; cuando estamos enfermos, oramos al Dios sanador; en medio de la tormenta, clamamos al Dios de paz. Cualquiera sea nuestra necesidad, material, física, emocional o espiritual el Señor puede suplirla. Así dice Filipenses 4:19: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Y Hebreos 4:16 nos invita: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” El oportuno socorro es exactamente lo que necesitamos en un cierto momento, y cualquier cosa que esto sea lo recibiremos en el preciso momento, por la misericordia de Dios.

Cualquiera sea tu necesidad en este momento, clama a Dios y él te responderá, afirma Jeremías 33:3. Ten fe, pues YO SOY EL QUE SOY está en control y él resolverá tu problema por imposible que parezca delante de tus ojos.

ORACION:
Mi amante Padre celestial, te doy gracias porque en cualquier situación en que me encuentre, por difícil que sea, puedo acudir a ti en busca del oportuno socorro. Por favor, aumenta mi fe para que yo nunca dude de tu amor y tu poder. En el nombre de Jesús, Amén.