Diciembre 2017
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

 
¿Cuál es el fundamento de tu vida? Enviar esta meditación

Mateo 7:24-29
“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.”


Por medio de esta ilustración Jesús nos muestra las dos maneras que tiene el ser humano de vivir su vida espiritual. La persona que desarrolla su crecimiento espiritual sobre la base del Evangelio de Cristo, buscando una relación íntima con Dios es semejante al hombre que construyó su casa sobre la roca y por lo tanto está preparada para resistir las pruebas que han de venir a su vida. Por el contrario, aquellos cuyo fundamento espiritual no es la Palabra de Dios se asemejan al hombre insensato quien edificó su casa sobre la arena. Cuando llegan las pruebas y los problemas de esta vida no tienen las fuerzas para enfrentarse a ellos, no saben qué hacer, se desesperan, se deprimen y al final terminan totalmente destruidos.

Tenemos que asegurarnos de que nuestro fundamento espiritual está basado completamente en la poderosa Palabra de Dios. Sólo Dios puede proporcionarnos un cimiento fuerte y duradero como la roca. En el Salmo 62 David lo declara de esta manera: “Él solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.” Cuando tenemos la seguridad de que Dios es nuestra roca podemos vivir confiados como vivía David, sabiendo que no resbalaría por difícil que fueran las circunstancias, porque el fundamento de su vida era Dios.

Para asegurarte de que tu vida espiritual está afianzada sobre la Roca eterna, analiza si los siguientes aspectos forman parte del fundamento de tu vida:

1. Has reconocido tu condición de pecador. La Biblia dice en Romanos 3:23 que todos somos pecadores. Y 1 Juan 1:10 declara: “Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.”

2. Entiendes que la paga del pecado es muerte, es decir eterna condenación en el infierno, afirma Romanos 6:23. Y Jesús dijo que “el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3:17).

3. Has creído que, movido por su infinito amor, Dios envió a su Hijo Jesucristo al mundo para que pagara por nuestros pecados en la cruz del Calvario y así saldar nuestra deuda. Así dice Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

4. Entiendes que la única manera de tener acceso al cielo es aceptar ese sacrificio y recibir a Jesucristo como Salvador. Es decir no puedes ganarte el cielo por muchas buenas obras que hagas. Así dice Efesios 2:8-9: “Por gracia sois salvos por medio de la fe; no por obras, para que nadie se gloríe.”

5. Has entendido que “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10:9-10). Y lo has puesto en práctica.

6. Por último, reconoces tu incapacidad y has decidido depender del Señor buscando su rostro en oración y leyendo su Palabra cada día de tu vida, con el fin de establecer una íntima comunión con él. En Juan 15:5 Jesús nos dice: “El que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”

¿Según este examen está firme tu fe? ¿Está tu vida fundamentada en la Roca firme que es la Palabra de Dios? Si no es así, si algo mencionado en esta lista no forma parte de tu vida, entonces tienes que escudriñar la Biblia día tras día y orar mucho buscando la revelación divina para fortalecer tu fundamento y vivir una vida de victoria.

ORACION:
Dios de amor y de misericordia, te ruego me des discernimiento espiritual para entender como puedo edificar mi vida en tu palabra y tus principios, y entregarme a ti totalmente. En el nombre de Jesús, Amén.