Dios te habla
Octubre 2021
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

 
¿Te han abandonado tus amigos? Enviar esta meditación

2 Timoteo 4:9-11
“Procura venir pronto a verme, porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia. Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.”


El sentimiento de desamparo y soledad es una emoción muy poderosa. Fácilmente puede llevar a una persona a la desesperación y muchas veces a un estado depresivo. Sin embargo también puede abrir una puerta al cielo. Depende de como esa persona reaccione ante su situación. Por regla general al ser humano le afecta la soledad. Dios ha estado siempre consciente de esto. Por eso, después de crear a Adán, dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.” (Génesis 2:18). Entonces creó a Eva. Y, aunque muchos se enfocan principalmente en la necesidad sexual del hombre como la razón que tuvo Dios para crear la mujer, lo cierto es que Dios siempre ha considerado una prioridad en sus planes el que sus hijos vivan en comunión unos con otros, acompañándose mutuamente, ayudándose y soportándose unos a otros.

Dios mismo mantenía una íntima comunión con su creación al principio, hasta que el pecado los separó. Desde entonces hemos tratado de encontrar esa íntima relación que se perdió en el Edén. Comenzamos esta peregrinación buscando buenas relaciones con otras personas. Y muchas veces lo logramos, pero no podemos estar completamente seguros de que va a ser una relación duradera. No es precisamente la fidelidad uno de los atributos de los seres humanos. Todo lo contrario, el egoísmo y la satisfacción propia afectan considerablemente nuestros intentos de permanecer fieles.

En las horas más difíciles de su vida aquí en la tierra, allí en el huerto de Getsemaní, a sólo unas horas de su muerte en la cruz Jesús buscó la compañía de algunos de sus más íntimos discípulos. Dice la Biblia que “tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.” (Mateo 26:37-38). Sin embargo poco después, llenos de temor, “todos los discípulos, dejándole, huyeron.” (v.56).

En el pasaje de hoy, el apóstol Pablo escribe a su hijo espiritual Timoteo y comparte con él su tristeza al encontrarse solo y abandonado por sus amigos. Por eso le pide que venga a verlo lo más pronto posible. Al Señor le agrada que sus hijos vivamos en comunión unos con otros. Debemos procurar siempre tener una buena relación con todos en la familia de Dios, así como con nuestras amistades y todos los que nos rodean, pero debemos siempre recordar que nuestra principal comunión debe ser con Dios. Pablo continúa diciendo en su carta: “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen.” (vers. 16 y 17). Nuestro Padre celestial es el único que puede brindarnos la seguridad absoluta de que nunca nos abandonará cualesquiera fuesen las circunstancias. Esta seguridad la expresó David en el Salmo 27:10 cuando escribió: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.”

Muchas veces Dios permite que pasemos por períodos de soledad. Desiertos en nuestras vidas en los que no tenemos a nadie a quien acudir en un momento de necesidad. Esas duras experiencias tienen un propósito: Traernos al punto donde podamos experimentar que Dios es real y es fiel, y siempre está cerca. Cualquiera sea la situación siempre podremos aferrarnos a esta preciosa promesa de nuestro Padre celestial: “No te desampararé, ni te dejaré.” (Hebreos 13:5). Dios es nuestro buen Pastor y siempre tiene cuidado de nosotros.

Reflexiona en esta enseñanza. Si te encuentras en estos momentos en una situación en la que sientes que la soledad te abruma, retírate a un lugar tranquilo y busca la presencia de Dios. Recuerda sus promesas para sus hijos y busca una íntima comunión con él. Con toda seguridad su paz, que sobrepasa todo entendimiento, inundará tu corazón.

ORACION:
Amante Padre, gracias por tu fidelidad y por tu compañía, y porque siempre podemos contar con tu cuidado y tu apoyo. Ayúdame a estar consciente de tu presencia y de que nunca estoy totalmente solo aunque todos me hayan abandonado. En el nombre de Jesús, Amén.