Octubre 2017
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
¿Estás cargando tu cruz como Dios manda? Enviar esta meditación

Lucas 9:22-23
“Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día. Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.”


En el Internet de vez en cuando aparece un correo electrónico que muestra una secuencia de imágenes, las cuales son caricaturas que representan a un hombre cargando una cruz, y a su alrededor un grupo de personas cada una de las cuales lleva también sobre sus hombros su correspondiente cruz. En el segundo cuadro, este hombre se está quejando por el peso de su cruz, y le pide a Dios que la acorte. En la tercera escena, el hombre aparece cortando la cruz, y entonces se para y continúa su camino, aparentemente un poco aliviado del peso. Pero en el cuadro siguiente de nuevo se queja por la incomodidad que le ocasiona su carga, y vuelve a pedirle a Dios que la acorte aun más para poder cargarla mejor. El Señor lo complace de nuevo, y ahora con la cruz mucho más corta y liviana el hombre se muestra muy complacido y muy agradecido a Dios. En la próxima imagen se observa una profunda hendidura en el camino suficientemente ancha como para impedir que ellos continuaran su recorrido. En la siguiente escena se ve a las demás personas colocando sus cruces sobre la hendidura a modo de puente, lo que les permitió cruzar al otro lado y continuar su camino. Sin embargo, cuando el hombre quiso hacer lo mismo no pudo, pues su cruz ahora era demasiado corta para servirle de puente. Seguidamente, el hombre aparece completamente derrotado emocionalmente ante una situación que no parece tener solución. Y allí, completamente solo, sin esperanza de poder continuar el camino como todos los demás, cae de rodillas, con su cabeza baja y su corazón destrozado. En el cuadro final se ve la mano de Dios extendiéndole una cruz del tamaño de la original, la cual él pudo usar como puente para continuar su camino.

Al hombre de esta ilustración, sin dudas, le disgustaba enormemente cargar su cruz la cual le parecía demasiado pesada. Al final vemos que Dios tenía un propósito al permitir esa carga sobre él. Las dificultades, aflicciones y sufrimientos de esta vida constituyen la cruz a la que Jesús se refiere en el pasaje de hoy. Él exhorta a todo el que quiera seguirle a “negarse a sí mismo” (lo cual no es más que renunciar a la natural tendencia humana de poner en primer lugar su propio bienestar rechazando el sacrificio y las incomodidades), y a “tomar su cruz cada día.”

La mayoría de los cristianos, aun habiendo creído en el poder de la cruz del Calvario prefieren una vida de comodidades sin sacrificios ni inconvenientes. O bien rechazan cargar su cruz o tratan de hacerla cada vez mas pequeña y menos pesada. Nunca debemos olvidar que Dios siempre tiene un propósito en nuestras vidas, sus planes para nosotros son “planes de bienestar” (Jeremías 29:11), pero es necesario seguir sus instrucciones, y muchas veces obedecer al Señor es difícil porque tenemos que actuar en contra de nuestra naturaleza carnal. No es fácil lograrlo, pero la recompensa es maravillosa. A Jesús no le resultó fácil el camino al Calvario. Él tuvo que cargar una pesada cruz, durante todo el camino recibió latigazos, golpes, humillaciones de todo tipo, y aun así, siendo inocente calló y soportó el injusto castigo que culminó con su muerte clavado en aquella cruz. Pero al tercer día resucitó de los muertos, y dice la Biblia que entonces “Dios le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2:9-11)

¿Te agobian las pruebas? ¿Sientes que tu cruz es muy pesada? Pide al Señor que te dé fuerzas y que aumente tu fe para que puedas continuar tu camino confiando que él está en control y que él tiene un propósito detrás de la prueba. Nunca olvides que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”, dice Romanos 8:28.

ORACION:
Padre santo, te ruego me ayudes a cargar con dignidad la cruz que tú me has asignado, y sobretodo con la absoluta seguridad de que tú estás en control y cuidas de mí durante mis pruebas. En el nombre de Jesús, Amén.