Enero 2019
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
¿Quieres vivir una vida próspera? Enviar esta meditación

Lucas 5:1-7
“Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.”


A todos nos gusta ser prósperos, triunfar en los negocios o en una determinada profesión u oficio. No es común encontrar a una persona que prefiera quedarse estancada y no prosperar económica o profesionalmente. Prosperar en la vida es algo bueno. Dios quiere que prosperemos. Pero es muy importante observar la manera en que se obtiene esa prosperidad. Por medio del salmista, Dios nos da un sabio consejo. Dice el Salmo 1:1-3: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.”

Esta es una preciosa promesa de Dios. Pero esta promesa tiene ciertas condiciones. Básicamente dice que todo aquel que no ha estado en malas compañías, que no ha entablado amistad con los que practican el pecado ni ha seguido sus consejos, sino que toma tiempo para leer y meditar en la palabra de Dios y que se deleita en ella y la obedece, será favorecido. Y termina diciendo que “todo lo que hace, prosperará.” Por el contrario, aquellos que no actúan de esta manera tendrán un final incierto. Así lo expresa la segunda parte de este Salmo: “No así los impíos, que son como paja que arrebata el viento.” Y concluye diciendo: “El camino de los impíos perecerá.”

El pasaje de hoy dice que Jesús entró en una barca que estaba cerca de la orilla del lago, la cual era de Simón. Entonces le dijo a Simón que remara mar adentro, y echara las redes al mar. “Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.” Hay varios pasos descritos en este pasaje que nos muestran ciertas condiciones previas a un milagro de Dios en nuestras vidas. Aquellos hombres permitieron que Jesús entrara en su barca, escucharon sus palabras y obedecieron sus instrucciones. Inmediatamente sucedió el milagro. En el mismo lugar donde antes no encontraron un solo pez, ahora pescaron tantos que “llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.”
Estos hombres convivieron con Jesús por tres años, conocieron su poder muy de cerca y experimentaron su amor. Esto no impidió que pasaran por pruebas y momentos difíciles en sus vidas. Jesús les advirtió: “En el mundo encontrareis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33). La clave para triunfar es “confiar” totalmente en el Señor, pues él tiene todo el poder para llevar a cabo sus planes de bendición en nuestras vidas. Nuestro Padre celestial nos ama profundamente. Su deseo es “llenar nuestras redes de peces” y prosperarnos en el aspecto material, así como en el aspecto físico dándonos buena salud. Pero en primer lugar Dios quiere prosperarnos en el aspecto espiritual. Así lo expresó el apóstol Juan en su tercera carta: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” (3 Juan 2).

¿Quieres vivir una vida próspera? Las instrucciones de Dios están muy claras. Aléjate del pecado y de las malas compañías, ora y lee la Biblia cada día, y medita en ella. En resumen: Deja que el Señor entre en tu “barca”, confía en él y obedece sus instrucciones.

ORACION:
Padre santo, gracias porque tú tienes planes de bienestar y prosperidad para tus hijos. Ayúdame a seguir tus instrucciones al pie de la letra para que esos planes sean una realidad en mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.