Enero 2019
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
Los beneficios de conocer tu propósito Enviar esta meditación

Filipenses 3:12-14
“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”


En este pasaje, el apóstol Pablo nos habla de una meta que él tenía en su vida. Admite que aún no la había alcanzado, pero estaba perfectamente consciente de cuál era esa meta. Su propósito era “ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.” Desde el momento en que Pablo tuvo el encuentro con Jesús en el camino a Damasco su vida cambió radicalmente. Allí conoció el verdadero propósito de su vida, y su manera de actuar cambió totalmente. Entonces se dedicó de todo corazón a servir al Señor en medio de circunstancias sumamente difíciles. Por eso declaró con certeza: “Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

Pasaron los años y sintiendo que su fin se acercaba Pablo escribió a su hijo espiritual Timoteo. En su carta le dijo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2 Timoteo 4:7-8). Este es el premio que espera a los que conocen el plan de Dios en sus vidas y se han hecho el propósito de obedecer sus instrucciones.

Si has llegado a conocer el propósito fundamental de tu vida, depende de ti el concentrarte en llevar a cabo ese propósito. Si lo haces obtendrás muchos beneficios. He aquí algunos de estos beneficios:

1. Dará enfoque a tu vida.
Aquel que conoce su propósito se dirige directamente a la meta enfocando su mirada, sus pensamientos y su energía en lograr ese propósito. Hebreos 12:1-2 lo resume de esta manera: “Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.” Poner los ojos en Jesús es hacerlo a él el foco central, es decir el propósito fundamental de nuestras vidas.

2. Simplificará tu vida.
No tener un propósito o un plan determinado es como caminar en una dirección por un tiempo, detenernos, cambiamos de dirección, nos detenemos de nuevo, volvemos a cambiar de dirección y así sucesivamente. Y en definitiva no llegamos a ningún lado. Cuando conoces tu propósito, desde que te levantas en la mañana puedes concentrar tus esfuerzos en agradar y servir a tu Padre celestial, imitando de esta manera a Jesucristo quien "no vino para ser servido, sino para servir." (Mateo 20:28).

3. Aumentará la motivación de tu vida.
Una vida sin propósito es una vida sin motivación ni esperanza. En el Salmo 91:2 David declara quién es su esperanza: “Diré yo a Jehová: Esperanza mía y castillo mío; mi Dios en quien confiaré.” Y el Salmo 34:5 dice que “los que miran al Señor quedan radiantes de alegría y jamás se verán defraudados.”

4. Te preparará para la eternidad.
Está establecido por Dios que “los hombres mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” (Hebreos 9:27). En Mateo capítulo 25 Jesús se refiere a este juicio, en el cual él dividirá a la humanidad en dos grupos y pondrá a sus ovejas (aquellos que fueron obedientes a su voz) a la derecha, y a todos los demás, es decir los cabritos, a la izquierda. Y allí dice (refiriéndose a los de su izquierda): “Estos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” (v.46). He aquí la enorme diferencia entre los que nunca lograron entender el plan de Dios en sus vidas y los que tuvieron un propósito definido y lo siguieron obedientemente.

Lee la Biblia diariamente y pasa tiempo en oración buscando una comunión con tu Padre celestial. Así conocerás el propósito de Dios en tu vida, y podrás entender que la vida terrenal es la oportunidad que él nos ha dado para prepararnos de manera que podamos disfrutar de sus bendiciones por toda la eternidad.

ORACION:
Padre celestial, gracias por esta enseñanza que proviene de tu corazón. Ayúdame a aplicarla en mi vida para que pueda sacar el máximo de provecho al tiempo que tú me has concedido en este mundo y así prepararme para pasar la eternidad junto a ti. En el nombre de Jesús, Amén.