Dios te habla
Septiembre 2021
DLMMJVS
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 

 
¿Tienes tú el carácter de un siervo? Enviar esta meditación

Juan 13:3-9
“Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.”


Este pasaje nos cuenta que estando Jesús cenando con sus discípulos antes de la fiesta de la pascua se levantó y “comenzó a lavar los pies de los discípulos.” En aquellos tiempos el sirviente de más baja categoría de la casa se encargaba de lavar los polvorientos pies de los visitantes. Arrodillarse para llevar a cabo esta tarea no era algo que el dueño de la casa solía hacer. Asimismo el maestro jamás lavaba los pies a sus discípulos. Según la costumbre judía lo normal era todo lo contrario. Los discípulos solían mostrar sometimiento y respeto a sus maestros por medio de esta acción. Con razón los discípulos se mostraron sorprendidos ante la acción de Jesús.

Basadas en esta acción, hay iglesias que han hecho una ordenanza la acción de lavar los pies unos a otros. La idea es mostrar una actitud similar a la de Cristo y demostrar ante los demás una disposición al servicio. Quizás algunos creyentes lo hagan sintiéndolo de corazón, pero muchos llevan a cabo esta acción más bien como parte de un ritual. En realidad el mensaje de Jesús para sus discípulos y para todos aquellos que lo han aceptado como su Salvador no es literalmente “lavar los pies”, sino más bien tener una actitud de servirse unos a los otros con amor y humildad.

En una ocasión la madre de Juan y Jacobo se acercó a Jesús y le dijo: “Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.” (Mateo 20:21). Jesús aprovechó la oportunidad para dejar plasmado un mensaje que, sin duda, en aquella época era una declaración revolucionaria. Dirigiéndose a sus discípulos les dijo: “Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mateo 20:25-28).

El propósito de Dios es que seamos “conformes a la imagen de su Hijo”, dice Romanos 8:29. Jesús nos dio un claro ejemplo de humildad y de servidumbre a través de su vida terrenal y si queremos actuar conforme a la voluntad de Dios debemos imitarlo en nuestro diario vivir buscando la oportunidad de servir a otros, haciéndolo de todo corazón, deseando agradar a Dios no con el fin de impresionar a los hombres. Siempre que actuemos de esta manera, recibiremos recompensa de lo alto. Así dice Colosenses 3:23-24: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Servir a los demás no es algo que surge espontáneamente. Lamentablemente la mayoría de los seres humanos prefieren que les sirvan. Pero a Dios le agrada que mostremos una actitud humilde con la cual imitemos el sentir de su Hijo. Así dice Filipenses 2:5-7: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo.” La imagen de Cristo en nuestras vidas se hace evidente cuando amamos tanto a Dios y a los demás que instintivamente nos humillamos y nos esforzamos por servirles. Complacemos a nuestro Padre celestial cuando estamos dispuestos a hacer cualquier cosa que él nos pida por cualquier persona que lo necesite.

ORACION:
Padre santo, yo anhelo servirte y agradarte en todo lo que yo haga. Te ruego me ayudes a lograrlo poniendo en mi corazón un ferviente deseo de servir a aquellos que me rodean cada vez que se presente una oportunidad. En el nombre de Jesús, Amén.