Dios te habla
Septiembre 2021
DLMMJVS
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 

 
¿No sientes hambre y sed de Dios? Enviar esta meditación

Mateo 5:6
"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados."


Las encuestas indican que menos de un 20 por ciento de los cristianos leen la Biblia de manera regular. Esto a pesar de los avances de la tecnología en los teléfonos celulares, computadoras, internet, etc. que permiten un fácil acceso a la Palabra de Dios en cualquier momento y desde cualquier lugar. Lamentablemente en más del 80 por ciento de los cristianos no existe hambre o sed espiritual que los mueva a buscar de Dios cada día de sus vidas.

Al igual que nuestro cuerpo necesita alimento material, nuestro espíritu debe ser alimentado con alimento espiritual el cual proviene fundamentalmente de la Palabra de Dios. Ahora bien, hay una diferencia importante entre lo físico y lo espiritual en este aspecto. Si dejamos de comer o tomar agua por un día nos sentimos débiles, y si lo hacemos por varios días desfallecemos. En el aspecto físico son muy evidentes los resultados de la mala alimentación. Sin embargo en el aspecto espiritual no son tan evidentes. Muchas veces creemos que estamos fuertes pero en realidad nos vamos debilitando. Entonces se presenta una prueba y los malos resultados son los que nos indican nuestro estado espiritual.

Por eso Dios permite pruebas en nuestras vidas, para que nos demos cuenta de nuestra necesidad espiritual y le busquemos a él. Dios se dirigió al pueblo de Israel a través del profeta Amós y les advirtió acerca de las consecuencias que tendrían que sufrir debido a su rebeldía y desobediencia: “Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro. Y cambiaré vuestras fiestas en lloro, y todos vuestros cantares en lamentaciones; y haré poner cilicio sobre todo lomo, y que se rape toda cabeza; y la volveré como en llanto de unigénito, y su postrimería como día amargo. ” (Amós 8:9-10). Y finaliza diciéndoles: “He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.” (v.11). Este era el fin que buscaba el Señor. El pueblo de Israel se arrepentiría de sus pecados y entonces anhelarían escuchar la palabra de Dios de labios de aquellos profetas a los cuales habían rechazado.

El hambre y la sed son sensaciones normales para todo organismo vivo. No tener hambre es anormal y es recomendable visitar al médico y tomar ciertas vitaminas que abran el apetito. No tener deseos de orar y de leer la Biblia es señal de un problema espiritual. Cuando esto sucede es sumamente importante que nos hagamos conscientes del problema y nos acerquemos al Gran Médico Divino pidiéndole que nos quite esa falta de apetito espiritual y que produzca en nosotros hambre y sed de su santa palabra.

Cuando Satanás intentó tentar a Jesús en el desierto diciéndole: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”, el Señor le contestó: “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:3-4). Por medio de la lectura de la Biblia y la oración diaria nuestro espíritu se fortalece y crecemos en el aspecto espiritual. Por el contrario cuando no nos alimentamos nos debilitamos, nos volvemos raquíticos y nos enfermamos espiritualmente. Por eso es tan importante que día tras día, en las buenas y en las malas hagamos un esfuerzo y apartemos un tiempo para buscar el rostro del Señor adorándole y leyendo su palabra.

Si sientes desgano espiritual clama a Dios de todo corazón y él te contestará. Hazte el propósito de pasar un tiempo cada día en la presencia del Señor. Lee la Biblia, medita en sus enseñanzas, ora y alaba al Señor. Pide a Dios que ponga en tu corazón hambre y sed de su palabra. Si persistes en esta rutina diaria, el Espíritu Santo te llenará de tal paz y gozo que empezarás a sentir un intenso anhelo de disfrutar plenamente de ese tiempo. Y podrás declarar lo mismo que el salmista declaró en el Salmo 42:1-2: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”

ORACION:
Amante Padre celestial, reconozco que tengo falta de apetito espiritual y que esto puede traer mucha miseria en mi vida. Por favor dame hambre y sed de ti para necesitarte tanto como el aire que respiro. En el nombre de Jesús, Amén.