Julio 2019
DLMMJVS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

 
¿Tú dices mentiras? Enviar esta meditación

Colosenses 3:9-10
“No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó.”


Un entrenador de fútbol universitario renuncia después de admitir que falsificó sus credenciales académicas y atléticas. Un oficial militar de carrera confiesa haber llevado puestas condecoraciones de combate que no se ganó. Un solicitante de un empleo reconoce que cuando dijo que tenía experiencia en la "supervisión de alimentos y bebidas" en realidad lo que hacía era café todas las mañanas en la oficina. Con frecuencia oímos de muchos otros que son públicamente avergonzados cuando en algún momento se descubre que mintieron en el pasado. Lo cierto es que más tarde o más temprano habrá malas consecuencias para aquellos que mienten.

A veces pensamos que una pequeña “mentirita” no tiene importancia y que seguramente no tendrá consecuencias, pero nos olvidamos que cuando ignoramos los principios de la Palabra de Dios estamos exponiéndonos a sufrir los resultados que trae consigo la desobediencia. Gálatas 6:7 dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Es decir si sembramos una mentira con seguridad no vamos a segar algo bueno sino todo lo contrario. El pasaje de hoy dice claramente: “No mintáis los unos a los otros”, sin diferenciar una mentira de otra. Aun esas pequeñas mentiras por lo general crecen a medida que tratamos de evitar que se descubran. Y a una mentira sigue otra y otra, y por regla general el resultado final es un enorme enredo lleno de malas consecuencias.

Ahora bien, la razón fundamental por la que no debemos mentir es porque hemos confiado en Jesucristo como nuestro Salvador, por lo cual el “viejo hombre” con todas sus miserias y pecados, incluyendo las mentiras, ha sido desechado dando lugar a un “nuevo hombre”. De esta manera continúa el pasaje de hoy: “…puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del nuevo hombre..." Es el plan de Dios que este “nuevo hombre” poco a poco, bajo la acción del Espíritu Santo, se vaya “renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó.” Así termina este pasaje.

Sin duda en este proceso muchas veces vendrán a nosotros pensamientos o impulsos pertenecientes a hábitos o costumbres del pasado, entre ellos las mentiras. La enseñanza de hoy nos exhorta a rechazar esos impulsos y decir siempre la verdad, pues la verdad viene de Dios mientras que la mentira proviene de Satanás. En Juan 8:44, Jesús les dice a un grupo de judíos: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.” Es evidente que cuando mentimos no agradamos al Señor, sino que estamos complaciendo los deseos del diablo. Debemos esforzarnos y rechazar todo pensamiento, todo sentimiento, toda palabra y toda acción que refleje algo que no sea verdad. No siempre resulta fácil hacerlo, pero si permitimos que se manifieste en nosotros el poder del Espíritu Santo y con él la verdad y la justicia de nuestro Señor, entonces podremos vivir una vida santa y veraz digna de un hijo o una hija de Dios.

Busca el rostro del Señor cada día en oración, lee la Biblia, medita en sus enseñanzas y esfuérzate en ponerlas en práctica. El Espíritu Santo producirá en ti su fruto y poco a poco las mentiras dejarán de formar parte de tu vida y el nombre de Dios será glorificado.

ORACION:
Mi amante Dios, ayúdame a vivir consciente de que las cosas viejas pasaron y todas han sido hechas nuevas. Dame el poder para reflejar al Cristo que vive en mí quien vivió una vida de total honestidad, integridad y verdad absoluta. En el nombre de Jesús, Amén.