Julio 2017
DLMMJVS
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031 

 
¿Estás viviendo conforme a la Palabra de Dios? Enviar esta meditación

2 Corintios 5:14-15
“Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”


Durante siglos todo el mundo creyó que la tierra (no el sol) era el centro del universo. ¿Por qué tenía tanta aceptación esa idea? Simplemente porque al ser humano le gusta creer que es el centro de todo interés y actividad. Saber que nuestro planeta gira servilmente alrededor del sol fue muy humillante para toda la humanidad. Sin duda fue una lección dura, pero es algo que todos debemos aprender: No somos el centro del universo. Esta verdad debe ser la base del comportamiento de todo cristiano.

Cuando un cristiano actúa con una actitud egocéntrica está rechazando la soberanía de Cristo en su vida. Esto es lo opuesto a lo que nos enseña la palabra de Dios. Por ejemplo, en su primera carta a los corintios, el apóstol Pablo les dice: “No sois vuestros, porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (1 Corintios 6:19-20). Y en su epístola a los filipenses Pablo escribe: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” (Filipenses 2:3-4). Y seguidamente les dice: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús...” Obviamente se requiere una gran dosis de amor y humildad para actuar de esta manera, pues eso es exactamente lo contrario a lo que nuestra egoísta naturaleza humana nos impulsa a hacer.

Hay tres principios fundamentales que, por regla general, rigen la conducta del ser humano: codicia, comodidad y conveniencia. La motivación detrás de esta actitud es el deseo de superar a todos los demás haciendo el menor esfuerzo posible. Pero esta no es la vida que promueve la Biblia. Dicho de manera sencilla, es imposible vivir la vida cristiana activa y madura si nos concentramos enteramente en nosotros mismos. Si Cristo no ocupa firmemente el centro de tu universo, entonces tu mundo girará alrededor de principios puramente humanos, y los resultados no serán los que Dios ha planeado para tu vida.

Es necesario que tu YO muera para que la vida de Cristo se manifieste completamente en ti. De esta manera lo expresó el apóstol Pablo en su carta a los Gálatas: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20). El resultado de esta actitud es una vida llena del amor y el poder de Dios, aun en momentos de prueba.

David fue un hombre "conforme al corazón de Dios", dice 1 Samuel 13:14. Sin embargo pecó y le falló al Señor como cualquiera de nosotros. Pero después se arrepintió y confesó sus pecados y fue perdonado. En sus Salmos David derramó su corazón en las buenas y en las malas; clamó a Dios en momentos difíciles en busca de sabiduría y fortaleza; mostró agradecimiento en los buenos tiempos y lo alabó por sus bondades y sus misericordias en todo momento. David amaba la Palabra de Dios, se deleitaba meditando en ella y se esforzaba por aplicarla en su vida.

Hagamos nuestra la inspiración del autor del Salmo 119 cuando exclama: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.” (v.97). Y después declara: “No me aparté de tus juicios, porque tú me enseñaste. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.” (vv. 102-104).

¿Deseas vivir una vida de victoria llena de bendiciones? Lee la Biblia cada día, medita en sus enseñanzas, ama la Palabra de Dios y pide al Señor que su Santo Espíritu te ayude a entenderla y a aplicarla cada día de tu vida.

ORACION:
Padre santo, anhelo actuar conforme a lo que me enseña tu palabra pero confieso que para mí es imposible hacerlo. Te ruego que el poder de tu Espíritu Santo obre en mi vida y pueda yo ser capaz de obedecerte y agradarte en todo lo que hago. En el nombre de Jesús, Amén.