Junio 2018
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

 
La gracia de Dios está disponible para todos  Enviar esta meditación

Efesios 2:4-10
“Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”


En el invierno del año 2000 hubo una gran tormenta de hielo que golpeó el sureste de los Estados Unidos y dejó sin energía eléctrica muchas áreas en esa parte del país. Debido a las peligrosas condiciones de las carreteras, la mayoría de las personas se quedaron en casa ese domingo por la mañana. Habían escuchado las predicciones de la tormenta e hicieron preparativos para quedarse con sus familias. La mayoría de los negocios cerraron. Muchas iglesias cancelaron sus reuniones. Pero una Iglesia Bautista del Sur, decidió a último momento seguir adelante con el servicio dominical. Con unas pocas velas, una escasa congregación cantó himnos a capela.

El pastor, inspirado por el Espíritu Santo, predicó acerca del sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario con voz más fuerte de lo normal. Al final del breve culto, cuando hizo la invitación, lo que pudo haber sido algo rutinario se convirtió en un poderoso testimonio sobre la gracia de Dios. Del último banco se pararon dos hombres vagabundos que habían entrado al templo en busca de un poco de calor. Caminaron lentamente hasta el frente donde, llorando, entregaron sus vidas a Cristo. Allí declararon que durante muchos años habían estado sometidos al alcohol, las drogas y la pobreza, viviendo en la calle y durmiendo en cajas de cartón. A partir de ese momento la vida de ambos empezó a cambiar. Después se hicieron miembros de la iglesia y allí sirvieron al Señor en diferentes ministerios.

Aquí se manifestó de una manera preciosa la gracia de Dios. “Gracia” es el regalo de Dios para la humanidad por medio de Jesucristo, quien murió en la cruz para pagar por nuestros pecados. Debido al pecado original en el huerto del Edén, todos los seres humanos hemos sido declarados pecadores y por lo tanto “destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23). El pasaje de hoy declara que todos estábamos “muertos en nuestros pecados”, por lo tanto era imposible que pudiéramos hacer algo para ganar la salvación de nuestras almas. Romanos 3:24 afirma que todos los que creen en él, son “justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.” ¡Qué precioso regalo! ¡Salvación y vida eterna!

Esta es la gracia de Dios, la cual está disponible para todas las personas. Así dice Tito 2:11: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres.” Este maravilloso regalo es gratis para nosotros, pero Dios tuvo que pagar un precio sumamente elevado, nada menos que la vida de su Hijo, con el fin de librarnos de la condenación eterna. Así lo declara Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Para recibir este regalo, sólo se requiere que “confieses con tu boca que Jesús es el Señor, y creas en tu corazón que Dios le levantó de los muertos", dice Romanos 10:9-10.

Si has creído de corazón lo que Dios te ha dicho por medio de esta enseñanza, y aún no has aceptado a Jesucristo como tu salvador personal, ahora mismo reclama ese regalo elevando una oración al cielo confesando tus pecados y pidiendo al Señor que entre en tu vida y tome control de ella. Si ya lo has hecho, entonces eleva al cielo una alabanza de gratitud a nuestro amante Dios por su preciosa y sublime gracia.

ORACION:
Padre del cielo, cuan grande y maravillosa es tu gracia. ¡Qué difícil de entender, pero que real y efectiva es! Gracias por el regalo de la vida eterna a través de Jesucristo. Te alabo con todo mi corazón. En el nombre de Jesús, Amén.