Dios te habla
Mayo 2022
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
¿Estás viviendo el verdadero Cristianismo? Enviar esta meditación

Hechos 19:1-5
“Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.”


Este pasaje nos cuenta que, durante su tercer viaje misionero, el apóstol Pablo llegó a la ciudad de Efeso. Allí Pablo halló un pequeño grupo de discípulos a los cuales preguntó: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?” Ellos contestaron: "Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo." Estos hombres habían recibido el bautismo de Juan el Bautista. La predicación de Juan era una advertencia a todos de lo que les pasaría si no se arrepentían de sus pecados, pero no incluía las buenas nuevas de salvación que más tarde conocerían a través de la predicación de Jesús. Juan estaba creando las condiciones para lo que vendría después. Así como declaró el profeta Isaías unos ocho siglos antes: “Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas.” (Isaías 40:3). Por eso Juan anunció a todos: “Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar encorvado la correa de su calzado. Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.” (Marcos 1:7-8).

Cuando reconocemos que, producto de nuestros pecados, somos merecedores de la condenación eterna damos el primer paso hacia nuestra liberación pero no es suficiente, pues aunque entonces nos esforcemos por comportarnos mejor, inevitablemente fracasamos pues tratamos de hacerlo por nuestras propias fuerzas. Entonces caemos en un estado de frustración y desesperanza. Es como escuchar de labios del médico el diagnóstico de una terrible enfermedad sin que al mismo tiempo nos dé la esperanza de que existe un tratamiento para su cura. Aquellos discípulos conocían las consecuencias de sus pecados pero no la gracia de Cristo ni el poder del Espíritu Santo. Su “religión” era una lucha que no había alcanzado el momento de la paz.

En esta situación estaban aquellos hombres cuando Pablo les habló de aquel a quien Juan el Bautista les había anunciado como “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29). Fue entonces que creyeron en el Señor Jesucristo y en su nombre fueron bautizados, recibiendo el Espíritu Santo. Más adelante dice que Pablo continuó predicando y enseñando la Palabra de Dios “por espacio de dos años, de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús.” (Hechos 19:10). El poder de la Palabra de Dios y del Espíritu Santo se manifestaron plenamente sobre la doctrina incompleta que existía entonces en aquella región. Desde entonces comenzaron a manifestarse cambios en la iglesia.

Es imprescindible creer que la gracia de Dios, a través del sacrificio de su Hijo, es lo único que puede salvarnos de la condenación eterna. Romanos 10:9 dice que “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Arrepentirnos de nuestros pecados y aceptar a Jesucristo como salvador es el primer paso en nuestro camino al cielo, pero no debemos olvidar que se requieren cambios profundos en nuestros corazones y en nuestras mentes que nos muevan a actuar de manera que nuestro testimonio refleje la imagen del Señor, como declara Romanos 8:29. Con este fin el Espíritu Santo viene a morar en nuestros corazones. Nuestra parte consiste en alimentar nuestro espíritu por medio de la oración y el estudio de la Palabra de Dios diariamente. Así, con la ayuda del Espíritu Santo, creceremos en el aspecto espiritual hasta que lleguemos “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”, como dice Efesios 11:13.

ORACION:
Amante Padre celestial, te doy gracias por el inmenso sacrificio de tu amado Hijo. Te ruego me ayudes a entender tu infinita gracia y a rendirme a la acción transformadora de tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, Amén.