Dios te habla
Mayo 2022
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
¿Te resulta muy difícil humillarte? Enviar esta meditación

2 Crónicas 7:14, 15
“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar.”


La palabra “humillación” generalmente causa un efecto negativo en nosotros. A todos nos molesta enormemente ser humillados sobre todo si estamos frente a un grupo de personas. “¡Qué vergüenza! ¡Cómo han podido hacerme esto a mí! ¡Me han herido! ¡Me han ofendido!”, exclamamos con dolor y muchas veces con coraje. En mayor o menor grado todos reaccionamos de esta manera. Es lo común en los seres humanos. Sin embargo, Dios nos pide que nos humillemos como requisito para escuchar nuestras oraciones y perdonar nuestros pecados y sanar nuestra tierra. ¿Acaso Dios quiere herirnos u ofendernos? ¡Desde luego que no! Él nos ama con amor eterno, y sólo quiere lo mejor para nosotros. Esto nos dice su palabra.

Para entender el propósito que Dios tiene cuando requiere que nos humillemos delante de él, es necesario remontarnos al principio de la creación cuando Adán y Eva vivían en constante comunión con su Creador. Eran tiempos felices, y Adán y Eva recibían día tras día todo lo que necesitaban física, material, emocional y espiritualmente en el huerto del Edén, conforme a lo que Dios les había prometido. Pero también Dios les había dicho: “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Génesis 2:16-17). Desde un principio Dios estableció que la relación entre él y el ser humano sería una relación de mutuo amor. Él les mostraría su amor a ellos bendiciéndolos y supliendo todas sus necesidades de todo tipo, y ellos corresponderían a su amor por medio de la obediencia. Así declaró Jesús en Juan 14:21: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama.”

Además, Adán y Eva no tenían conocimiento del bien o del mal, por lo tanto en cada decisión que tomaban debían depender totalmente de Dios. Era una relación perfecta, planeada por el Creador. Por eso el Señor les prohibió que comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero la serpiente (Satanás) era muy astuta, y se las ingenió para interrumpir el plan de Dios. Sutilmente engañó a Eva y esta comió del fruto prohibido, y después dio a Adán, el cual también comió. Al comer de la fruta prohibida, Adán y Eva desobedecieron a Dios creando una separación con aquel que se los había dado todo, y rompiendo la dependencia que tenían de él.

Desde ese momento un espíritu de arrogancia y de soberbia se apoderó de ellos, y se consideraron a sí mismos como dioses capaces de dirigir sus vidas y tomar sus propias decisiones. Ese espíritu de orgullo ha pasado de generación en generación hasta nuestros días, y constituye un obstáculo en nuestra relación con Dios. Nos consideramos autosuficientes, no consultamos con nuestro Padre celestial antes de tomar decisiones, no dependemos de él en la manera en que él desea que lo hagamos con el fin de guiarnos para bendecirnos abundantemente.

Es necesario deshacernos de ese espíritu, es imprescindible que bajemos de ese pedestal que se creó aquel nefasto día en el que la desobediencia apareció en el Edén. Se requiere que reconozcamos nuestra soberbia y vengamos arrepentidos delante del Señor. Eso es “humillarse”, simplemente bajar al nivel que nos corresponde reconociendo nuestra miseria y bajeza ante la infinita santidad y majestuosidad del Rey del Universo. Eso es todo lo que Dios requiere para perdonar nuestros pecados y bendecirnos abundantemente, que seamos humildes, nos arrepintamos y busquemos su dirección dependiendo de él como al principio de la Creación. Para mantener este comportamiento y por lo tanto una íntima comunión con el Señor, es necesario que cada día de tu vida busques su rostro en oración, leas su santa palabra y medites en ella.

ORACION:
Padre santo, reconozco que he sido altivo y arrogante y me he considerado autosuficiente al punto de ignorarte al tomar decisiones. Te ruego me perdones y arranques de mí todo vestigio de soberbia. Ayúdame a humillarme delante de ti y reconocer que para vivir en victoria tengo que depender totalmente de ti. En el nombre de Jesús, Amén.