Dios te habla
Mayo 2022
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
¿Eres fuerte o débil?  Enviar esta meditación

2 Corintios 12:7-10
“Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”


Entre los intérpretes y comentaristas de la Biblia hay distintas opiniones en cuanto a lo que era “el aguijón” al cual Pablo se refiere en su carta, pero todos están de acuerdo en que era algo que le molestaba en el aspecto físico y de lo cual él estaba muy deseoso de librarse. De tal manera que él escribió: "Tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí." Sin embargo, la respuesta del Señor fue: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad.” Entonces Pablo entendió y pudo decir: “Me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” Solamente somos fuertes cuando dependemos del poder de Dios, y este poder se manifiesta al máximo cuando reconocemos nuestra debilidad y la traemos delante de nuestro Padre celestial. Las palabras de Dios al apóstol Pablo deben servir de aliento y fortaleza a todo aquel que en estos momentos está pasando por alguna prueba.

La oración de Pablo tuvo respuesta, pero no de la manera que él esperaba. En realidad Dios le dijo: "No te quitaré el aguijón, pero te daré algo mejor; te daré gracia para soportarlo. Y recuerda, Pablo, que aunque no te doy lo que pides, te doy lo que más necesitas. Necesitas mi poder y mi fuerza para tener una vida de victoria en todos los aspectos." Esta es la mejor respuesta de Dios a su sufriente pueblo a través de todo el mundo. Mejor que la eliminación de las pruebas y de los sufrimientos es la seguridad de la compañía de Dios y la certeza de Su fuerza y Su gracia capacitadora. El apóstol Pablo quedó totalmente satisfecho con la respuesta del Señor. Por eso exclamó: "Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo."

Cualquiera sea tu "debilidad" puedes aplicar a tu vida la enseñanza del pasaje de hoy. El primer paso es reconocer la existencia de esa debilidad. Segundo, es muy importante que entiendas que Dios puede tener un propósito con tu “debilidad”. Pablo dice que “el aguijón” en su carne (cualquiera que éste fuese) le fue dado para evitar que él se enalteciera demasiado. Era algo así como medicina preventiva de parte de Dios, quien sabía que si Pablo no dependía de él y se dejaba llevar por su orgullo sufriría malas consecuencias.

¿Tienes tú alguna “debilidad” que está afectando tu vida? No sufras, no te desesperes, simplemente tráela delante del Señor. Quizás él no te la quite inmediatamente, pero tan pronto la confieses delante de Dios Su poder se va a perfeccionar en ti, y comenzará un proceso por medio del cual el Espíritu Santo te va a limpiar de todo aquello que no glorifica el nombre de Dios y tu vida cambiará totalmente. Ten la completa seguridad de que Su gracia es más que suficiente para llenar tu corazón de paz y de gozo y darte una vida plena de felicidad.

ORACION:
Mi amante Padre celestial, te ruego me des discernimiento para entender en lo profundo de mi espíritu este precioso mensaje de tu palabra, y me ayudes a aplicarlo en mi vida. Hoy yo reconozco que soy débil y vengo ante ti con la seguridad de que tu gracia es más que suficiente para darme una vida de victoria. En el nombre de Jesús, Amén.