Dios te habla
Mayo 2022
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
No te impacientes. Espera en Dios Enviar esta meditación

Éxodo 23:25-30
“Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti. No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo completaré el número de tus días. Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos. Enviaré delante de ti la avispa, que eche fuera al heveo, al cananeo y al heteo, de delante de ti. No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo. Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.”


En este pasaje Dios, a través de Moisés, se dirige al pueblo de Israel después de haberlos liberado de la esclavitud en Egipto. Aquí el Señor les habla acerca de los planes de bendición que él tenía para ellos una vez llegaran a la Tierra Prometida: El alimento y el agua no faltarían, habría sanidad total (“Yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti”); no habría abortos ni mujer estéril, y la protección contra todos los enemigos estaba asegurada. Así dice el v.28: “Enviaré delante de ti la avispa, que eche fuera al heveo, al cananeo y al heteo, de delante de ti.”

En fin, Dios lo tenía todo perfectamente planeado para su pueblo. Pero había un problema: tomaba tiempo y eso no le gustaba a los israelitas (ni nos gusta a nosotros tampoco). El Señor les dice: “Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.” Quizás los israelitas se preguntaron: “¿Y por qué poco a poco? ¿Por qué no inmediatamente?” El v.29 expresa la razón de la demora: “No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo.” ¡Qué interesante! Si Dios echa de allí inmediatamente a los habitantes, aquella tierra quedaría desierta y entonces las fieras del campo se iban a multiplicar y a ocuparla, haciendo difícil la supervivencia de los israelitas. Dios no siempre va a decirnos la razón por la cual se está tomando su tiempo. Y realmente no tiene por qué hacerlo, pues él es soberano y no tiene que rendir cuentas a nadie. Pero podemos estar absolutamente seguros de que detrás de toda acción de Dios hay una razón perfectamente lógica e irrefutable, ya que “él sabe todas las cosas” (1 Juan 3:20), y además tiene para sus hijos “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.” (Jeremías 29:11).

Muchas veces Dios nos dice que la cosa es “poco a poco”, pero nosotros la queremos ahora mismo (¡Para luego es tarde!), y además a nuestra manera. Tenemos que aprender a esperar en el Señor, simplemente porque él, en su omnisciencia, conoce el pasado, el presente y el futuro y nosotros no tenemos idea de lo que va a suceder el próximo minuto. Él tiene toda la información para tomar una decisión correcta, todo el poder para llevarla a cabo y toda la sabiduría para determinar el tiempo perfecto. Por eso debemos confiar en él. El pueblo de Israel no solamente fue impaciente, sino también desobediente. Por eso, los planes que Dios tenía, tan perfectos y preciosos, no se llevaron a cabo hasta que aquella generación rebelde falleció en el desierto.

En su juventud el rey David expresó en muchos de sus salmos una gran impaciencia y un deseo urgente de que Dios resolviera sus problemas inmediatamente. Pero, a través de los años llegó a conocer íntimamente al Señor, y siendo un anciano escribió el Salmo 37 en el cual las quejas y la impaciencia dan lugar a la confianza y la paciencia. Dice el versículo 7: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.” Este es un precioso consejo que nunca debemos olvidar.

Si te parece que tu espera ha sido demasiado larga puedes tener la absoluta seguridad de que Dios está trabajando y creando las condiciones para que todo se realice de manera perfecta conforme a sus planes. Ciertamente vale la pena confiar y esperar pacientemente en Dios. Dice Hebreos 10:35-36: “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.”

ORACION:
Padre santo, te ruego me des paciencia para esperar a que los planes que tú tienes para mi vida se lleven a cabo en tu tiempo. Ayúdame a echar un lado mi ansiedad y a confiar plenamente en ti. En el nombre de Jesús, Amén.