Dios te habla
Mayo 2022
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

 
¿Vas tú en la dirección correcta? Enviar esta meditación

Salmo 25:4-5
“Muéstrame, oh Señor, tus caminos; enséñame tus sendas. Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día.”


La tendencia natural del ser humano es sentirse totalmente capaz de seguir su propia dirección en la vida y obtener el éxito. Esta es una característica que se ha transmitido de generación en generación a partir del momento en que Adán y Eva decidieron apartarse del camino que les había indicado su Creador y seguir las instrucciones de Satanás. Las consecuencias, como todos sabemos, fueron desastrosas. De manera similar sufrió el pueblo de Israel debido a su desobediencia. Por medio del profeta Jeremías, Dios les recuerda lo que él les ordenó el día que los sacó de la esclavitud en Egipto: “Esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y andaréis en todo camino que yo os envíe para que os vaya bien.” (Jeremías 7:23). Sin embargo los israelitas no siguieron sus instrucciones. Así continuó diciendo Dios: “Pero no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante.” (v.24).

Los golpes y fracasos que sufrimos en la vida nos llevan a reconocer que somos incapaces de determinar cual es la dirección correcta que debemos seguir. Esto crea las condiciones para comenzar a depender de Dios y caminar en sus caminos. El rey David pecó fallándole al Señor de una manera terrible. Primero cometió adulterio con una mujer casada. Después trató de ocultar su acción y llegó hasta el homicidio, planeando la muerte del esposo de esta mujer. Pero más tarde se arrepintió de todo corazón y clamó a Dios por su perdón. En el pasaje de hoy David reconoce su incapacidad de caminar en la dirección correcta y expresa su dependencia del Señor al pedirle que le muestre sus caminos. Entonces le dice: “Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación.” Al final de su vida, siendo muy anciano, David escribió el Salmo 37 donde derrama su experiencia en el caminar con el Señor. En el versículo 5 nos da un sabio consejo: “Encomienda al Señor tu camino, y confía en él; y él hará.” Este es básicamente el proceso mediante el cual los hijos de Dios maduran espiritualmente y llegan a conocer íntimamente al Señor.

Conocer a Dios implica caminar en su verdad. Esto es, conocer su palabra y aplicarla en nuestras vidas. Por medio de la lectura diaria de la Biblia aprendemos lo que Dios desea que nosotros sepamos: sus mandamientos, la manera en que él se ha manifestado en tantas ocasiones diferentes a través de los siglos, los testimonios de cientos de hombres y mujeres que confiaron en él y salieron victoriosos por medio del poder divino, las enseñanzas de Jesús, los principios morales y los valores espirituales que un hijo de Dios debe cultivar, expuestos en las diferentes epístolas. En fin, la Palabra de Dios contiene todo lo que necesitamos para vivir una vida victoriosa, si la obedecemos. David lo entendió perfectamente, por eso en el Salmo 86:11 escribió: “Enséñame, oh Señor, tu camino; caminaré yo en tu verdad.” Después clama: “Afirma mi corazón para que tema tu nombre.” Un corazón firme es aquel que confía plenamente en la dirección y en el amor de Dios. Aquel en el cual el Espíritu Santo ha producido su fruto. Como resultado sentimos el temor reverente al nombre del Señor y deseamos obedecerle y alabarle de todo corazón y glorificar su nombre con nuestro testimonio.

David se desvió del camino recto y caminó en dirección opuesta a Dios por un tiempo. Pero se arrepintió y el Señor en su inmensa misericordia escuchó su clamor, lo perdonó y le mostró el camino de la verdad. La vida de David es un testimonio de la victoria que nos espera cuando rectificamos la dirección que llevábamos y dejamos que Dios nos dirija. La Biblia nos cuenta que David “murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y de gloria.” (1 Crónicas 29:28).

Haz del pasaje de hoy tu oración constante. Pide al Señor que te enseñe sus caminos, que te encamine en su verdad, que te guíe en la dirección correcta.

ORACION:
Padre santo, ayúdame a caminar en tu verdad. Dame fuerzas para encomendar a ti mi camino y seguir la dirección que me indiques. Permite que tu Santo Espíritu me lleve a deleitarme en tu presencia y a disfrutar de tu paz inefable. En el nombre de Jesús, Amén.