Mayo 2019
DLMMJVS
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

 
¿Tienes problemas con algún amigo? Enviar esta meditación

Proverbios 17:17
“En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.”


Los amigos son una de las posesiones más valiosas que tenemos. Ellos nos proveen compañía, nos escuchan cuando estamos en problemas, nos alientan en nuestros sueños e ilusiones y nos sirven como una malla de seguridad cuando caemos. Los verdaderos amigos nos brindan su apoyo aun cuando no lo merezcamos. De hecho, muchas veces un amigo ha resultado más fiel que un hermano o cualquier otro familiar. En momentos en los que, por alguna razón, estamos desalentados unas palabras de aliento de parte de un amigo pueden cambiar radicalmente nuestro estado de ánimo. Así dice Proverbios 27:9: “El perfume y el incienso alegran el corazón; la dulzura de la amistad fortalece el ánimo.” Y el versículo 10 declara que “mejor es el vecino cerca que el hermano lejos.”

Jesús dio mucho valor a la amistad. En una ocasión, conversando con sus discípulos, les dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” (Juan 15:13). Y seguidamente les dijo: “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” Es decir, entre amigos verdaderos existe confianza para compartir hasta las cosas más íntimas. No hay duda de que tener un buen amigo es una bendición de Dios. Sin embargo, inevitablemente algunas de estas relaciones pasarán por períodos problemáticos. Si te encuentras en una de estas situaciones, y se trata verdaderamente de una amistad que vale la pena conservar debes buscar una solución. Para ello sigue los siguientes pasos:

Ora. En primer lugar trae el problema delante del Señor en oración. Pídele discernimiento espiritual, sabiduría y humildad. Pide a Dios que bendiga a tu amigo.

Enfrenta la situación. No ignores el problema esperando que la otra persona tome la iniciativa. Comparte con tu amigo tu sentir de que algo no está bien y que necesita solucionarse. En Mateo 5:23-24, Jesús dice: "Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” Aquí el Señor nos muestra la importancia de tomar la iniciativa en busca de la reconciliación.

Define con claridad el problema. Juntos, conversen acerca de cuando y donde la relación comenzó a afectarse y lo que pudo haber causado el problema. Una buena comunicación es esencial para eliminar malos entendidos y evitarlos en el futuro.

Evita echar culpas. No es nada fácil, pero trata de no defenderte. Sin lugar a dudas existirá la tentación de discutir sobre quién hizo tal cosa, pero piensa que el objetivo fundamental no es probar quien tiene la razón, sino salvar la amistad.

Pide perdón. Generalmente no resulta fácil pedir perdón, especialmente cuando creemos que no tenemos la culpa pero es una buena oportunidad para practicar humildad, sabiendo que esto agrada a nuestro Padre celestial. Filipenses 2:3 nos dice: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.” Trata por todos los medios de poner en práctica este principio.

No seas tardo en perdonar. Es muy importante que, si es necesario, estés dispuesto a perdonar pues Dios espera que nosotros perdonemos, así como él nos perdonó. Efesios 4:32 dice: “Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Comienza a trabajar en restaurar la relación. Pregúntale: ¿Qué puedo hacer para restablecer nuestra mutua confianza? Una vez obtengas la respuesta, haz todo lo posible por cumplir con lo que se requiere.

Si queremos tener la bendición de un buen amigo, debemos estar dispuestos a pagar el alto precio de enmendar la relación cuando sea necesario. Ignorar el problema puede parecer más fácil, pero a la larga perderíamos un valioso tesoro.

ORACION:
Padre santo, yo sé que es tu voluntad que hagamos todo lo posible por vivir en paz con todos. Te ruego me ayudes a hacer mi parte para mantener una relación con mis amigos que sea de tu agrado en todos los aspectos. En el nombre de Jesús, Amén.