Mayo 2018
DLMMJVS
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 

 
No subestimes el peligro del pecado Enviar esta meditación

Santiago 1:12-15
“Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte."


Sally era una serpiente pitón de Birmania que había sido la mascota de la familia Romero durante ocho años. Cuando por primera vez llevaron a Sally a la casa medía sólo unas 12 pulgadas (unos 30 centímetros), pero creció y creció hasta que llegó a tener una longitud de cerca de 11 pies (3.35 metros) y un peso de unas 80 libras (36 kilos). Un día Sally atacó a Luisito, un joven de 15 años, al cual tomó totalmente por sorpresa. Se enroscó en su cuello, y lo estranguló hasta que el joven murió asfixiado. Uno de los policías a cargo de investigar el suceso, dijo que cuando ellos llegaron "la serpiente estaba muy agresiva, silbando y reaccionando violentamente.”

El pecado es como esa serpiente. Cuando un pecado entra por primera vez en nuestras vidas, pensamos que es inofensivo, a veces gracioso. Sin embargo no se queda pequeño, sino que crece. Pensamos que podemos manejarlo, pero luego empieza a manejarnos a nosotros. Y el resultado final es siempre la muerte, a veces la muerte física, otras veces la muerte emocional, y en ocasiones conduce a la muerte de una relación. Y puede ser aún peor, si el pecado no se confiesa y se aparta a un lado produce la muerte espiritual. Por eso el apóstol Santiago nos advierte en el pasaje de hoy que “el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.” Su propósito al decirnos esto no es estropearnos la diversión, sino preservar el gozo, la paz y las bendiciones de Dios en nuestras vidas.

En Proverbios 5:22 la Biblia nos muestra una advertencia sumamente importante. Dice así: “De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado.” En el mundo hay millones de personas adictas a las drogas, o al alcohol o a la pornografía que empezaron jugando con un cigarrillo de marihuana, o una cervecita o visitando por “sólo unos minutos” un sitio pornográfico en el Internet. Y al cabo de un tiempo, sin apenas darse cuenta, se encontraron atrapados en las redes de un vicio que los tiene totalmente controlados, y en muchos casos ha destruido sus vidas y la vida de los que les rodean. La palabra de Dios trae libertad a quien la guarda en su corazón. Así dijo Jesús: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:31-32). Por el contrario, quien ignora los principios divinos corre el riesgo de caer en las trampas del enemigo. De esta manera lo expresa Proverbios 11:6: “La justicia de los rectos los librará; mas los pecadores serán atrapados en su pecado.”

Medita en esta enseñanza. Y si en estos momentos hay algún pecado “mascota” con el que estás jugando, confiesa ese pecado, ponlo ahora mismo en las manos del Señor, y pídele de todo corazón que te dé las fuerzas para alejarlo de tu vida. La palabra de Dios te advierte que tengas mucho cuidado, pues es un asunto de vida o muerte.

ORACION:
Padre santo, una vez más te doy gracias por tu palabra que es viva y eficaz, y penetra hasta lo más profundo enseñándonos y preparándonos para la lucha de este mundo. Te ruego fortalezcas mi espíritu para echar de mí todo pecado por inofensivo y simple que me parezca. Ayúdame a rechazar de inmediato todo aquello que no glorifica tu nombre. En el nombre de Jesús, Amén.