Abril 2019
DLMMJVS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930 

 
¿Cuán generoso eres tú? Enviar esta meditación

2 Corintios 8:1-7
“Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios; de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.”


Al escribir esta carta a los corintios el apóstol Pablo se encontraba organizando una ofrenda para la iglesia en Jerusalén. Esta era la madre de las demás iglesias pero era pobre, y el deseo de Pablo era que las iglesias gentiles recordaran y ayudaran a aquella que era su madre en la fe. De modo que en este pasaje Pablo les recuerda a los corintios su deber y les insta a ser generosos.

La generosidad es la virtud que nos hace pensar y actuar a favor de los demás, poniendo el bienestar de ellos por encima de nuestros intereses aunque requiera sacrificio. El ser humano por naturaleza busca su propio beneficio, por lo tanto generalmente no existe en él la tendencia a ser generoso. Pero cuando Jesucristo viene a nuestras vidas, el Espíritu Santo comienza a obrar en nosotros llenando nuestros corazones del amor de Dios lo cual hace nacer en nosotros el deseo de darnos a los demás en una genuina actitud de generosidad.

En su carta Pablo menciona las iglesias de Macedonia, las cuales aunque eran pobres y estaban pasando por problemas, habían dado todo lo que tenían, mucho más de lo que cualquiera hubiera esperado. Los macedonios, dice Pablo, “a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios.” Esta es la base de la generosidad: el amor a Dios. Cuando nos damos nosotros mismos al Señor, de nuestro corazón nace ser generosos con los demás.

El sacrificio de Jesús no comenzó en la cruz. Ni siquiera comenzó con su nacimiento. Empezó en el cielo, cuando dejó de lado su gloria para venir a la Tierra. En su carta a los filipenses, Pablo escribió: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:5-8). Ciertamente no es posible entender la inmensa generosidad de Jesús al despojarse de su divinidad y venir a este mundo a entregarse a una muerte tan horrible en la cruz del Calvario. Pero debemos recordarlo y tratar de aplicar su ejemplo en nuestro diario vivir.

¿Y cuánto dinero tiene que dar una persona para que se le considere generosa? Esto es muy relativo. En Marcos 12:41-44, la Biblia nos cuenta que “estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.” Considerando el valor monetario aquella pobre viuda dio muy poco, pero demostró mucha más generosidad que los ricos al dar de corazón “todo lo que tenía.”

El Señor siempre está atento a la manera en que nosotros mostramos nuestro amor por los demás. Aprendamos de su ejemplo al dar su vida para salvar de la condenación eterna a aquellos que le habían dado la espalda. Veamos el ejemplo de los macedonios, así como el de la pobre viuda. Reflexiona en esta enseñanza y aplícala a tu vida al momento de ofrendar o ante la necesidad de aquellos que te rodean.

ORACION:
Padre santo, te ruego quites de mi corazón todo vestigio de egoísmo que me impida entregarme a ti de todo corazón y pueda yo mostrar generosidad con los que me rodean. En el nombre de Jesús, Amén.