Abril 2018
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930 

 
¿Prefieres agradar a Dios o a los hombres? Enviar esta meditación

Hechos 4:13-20
“Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba en pie con ellos, no podían decir nada en contra. Entonces les ordenaron que saliesen del concilio; y conferenciaban entre sí, diciendo: ¿Qué haremos con estos hombres? Porque de cierto, señal manifiesta ha sido hecha por ellos, notoria a todos los que moran en Jerusalén, y no lo podemos negar. Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre. Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.”


En el capítulo anterior (Hechos 3), Pedro y Juan habían sanado a un hombre cojo de nacimiento, por lo que el pueblo, maravillado, los seguía. Y ellos predicaban a todos el evangelio de la salvación por medio del sacrificio de Jesucristo. En el pasaje de hoy vemos la reacción de los religiosos judíos, los cuales les amenazaban para que “en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús.” Es aquí donde Pedro y Juan debían decidir a quien iban a servir, a quien iban a obedecer, a quien iban a agradar. Su respuesta fue clara y terminante: “Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.” ¡Qué tremenda enseñanza! Ante el desprecio y las amenazas del mundo, debemos permanecer firmes en el servicio y la obediencia al Señor. Él se encargará de nuestros enemigos y premiará nuestra fidelidad. En este caso tuvieron que dejarlos libres, pues no hallaron “ningún modo de castigarles”, dice el versículo siguiente a este pasaje (v.21).

El evangelista inglés George Whitefield (1714-1770) fue falsamente acusado por sus enemigos. En una ocasión Whitefield recibió una maligna carta acusándole de un supuesto mal comportamiento en una cierta ocasión. Su contestación fue breve y cortés: “Le agradezco cordialmente su carta. En cuanto a lo que usted y mis otros enemigos están diciendo acerca de mí, sé cosas peores acerca de mí mismo que usted jamás me podrá llegar a decir. Con afecto en Cristo, George Whitefield.” En años de caminar con el Señor, Whitefield aprendió que era más importante agradar a Dios que a los hombres. El saber que lo que estaba haciendo era honroso para el Señor le dio fuerzas para sobrellevar aquel ataque del enemigo a su integridad, y permanecer fiel a Dios.

El apóstol Pablo expresa claramente su manera de pensar al respecto en su carta a los Gálatas: “¿Busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.” (Gálatas 1:10). Al igual que George Whitefield, Pablo estaba más preocupado por agradar a Dios que a los hombres y no encontraba ninguna razón para cambiar. Si estamos sirviendo al Señor con fidelidad, no necesitamos malgastar el tiempo en defendernos cuando se digan cosas duras, hirientes y falsas contra nosotros. Si estamos andando “como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses 1:10), con toda seguridad la verdad triunfará sobre las falsas acusaciones y las malas intenciones contra nosotros, y el consuelo y la paz de Dios llenarán nuestros corazones.

Debemos tener en cuenta que lo que Dios sabe de nosotros es más importante que lo que la gente diga de nosotros. Por eso debemos siempre actuar de la manera en que Pablo aconsejó a los colosenses: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.” (Colosenses 3:23-24). Concentrémonos siempre en agradar al Señor en todo. Del resto se encarga él.

ORACION:
Mi bendito Padre celestial, por favor te ruego me ayudes a hacer todo lo que esté a mi alcance para agradarte siempre a ti, aunque, si es necesario, tenga que desagradar a los que me rodean. A ti sea siempre la honra y la gloria. En el nombre de Jesús, Amén.