Marzo 2019
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

 
¿Cuál es la verdadera fe? Enviar esta meditación

Daniel 3:13-18
“Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey. Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos? Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.”


Este pasaje nos habla de una enorme estatua de oro que el rey Nabucodonosor había mandado a construir con el fin de que todo el pueblo la adorara. Y todo aquel que no la adorara sería “echado dentro de un horno de fuego ardiendo”, dice el versículo 6 de este capítulo. Había tres jóvenes judíos, fieles servidores de Dios, que se negaron a adorar la estatua por lo que fueron acusados y el rey los mandó a buscar. Sin duda una situación extremadamente difícil para aquellos jóvenes. Pero ¿cómo respondieron ellos a las amenazas del rey Nabucodonosor?

Mostrando un valor extraordinario le dijeron: “He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.” En otras palabras: “Sabemos que nuestro Dios tiene el poder para librarnos de tu mano, pero si no lo hiciera sería porque tiene mejores planes para nosotros. Por lo tanto le seremos fieles a él y no adoraremos tu estatua.” Sadrac, Mesac y Abed-nego creían de todo corazón que Dios podía librarlos del horno de fuego, si era esa su voluntad, y si no lo hacía con seguridad tendría algo mejor para ellos. Por eso depositaron en él toda su confianza y se enfrentaron a la terrible amenaza sin temor. Y cuenta la Biblia que el rey “ordenó que el horno se calentase siete veces más de lo acostumbrado.” (v.19). Y seguidamente los jóvenes fueron atados y echados dentro del horno. Es imposible siquiera pensar que esto no fuera el final de las vidas de aquellos jóvenes. Sin embargo algo absolutamente sobrenatural ocurrió. Cuando el rey y sus oficiales se asomaron al horno en lugar de tres varones vieron a cuatro, “y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses”, dijo Nabucodonosor. Muchos comentaristas bíblicos están de acuerdo en que era verdaderamente el Hijo de Dios. Y aquellos jóvenes judíos salieron ilesos del horno. Dice el versículo 27: “El fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.”

El primer paso de todo creyente hacia una vida de victoria es creer de todo corazón que nuestro Dios es todopoderoso, que todo lo puede, aún aquello que para nosotros es totalmente imposible. Y que nos ama tanto que o nos libra de las tribulaciones o está con nosotros cuando las atravesamos. La fe de Sadrac, Mesac y Abed-nego fue más allá de la seguridad de que Dios tenía el poder de librarlos del horno de fuego. Ellos sabían que el Señor podía tener otros planes para sus vidas y estaban dispuestos a aceptarlos.

Esta es la verdadera fe, la que espera que se haga la voluntad de Dios sabiendo que es lo mejor que puede pasar aunque no lo entendamos. Así escribió el apóstol Pablo en Efesios 3:20-21: “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.”

ORACION:
Padre santo, te ruego aumentes mi fe para que en los momentos difíciles de mi vida yo pueda echar fuera toda duda y creer de todo corazón que para ti nada es imposible, y que tú puedes resolver mis problemas por grandes que sean conforme a tu perfecta voluntad. En el nombre de Jesús, Amén.