Febrero 2019
DLMMJVS
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728 

 
¿Cuándo buscas tú a Dios?  Enviar esta meditación

Jeremías 2:26-30
“Como se avergüenza el ladrón cuando es descubierto, así se avergonzará la casa de Israel, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes y sus profetas, que dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado. Porque me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su calamidad dicen: Levántate, y líbranos. ¿Y dónde están tus dioses que hiciste para ti? Levántense ellos, a ver si te podrán librar en el tiempo de tu aflicción; porque según el número de tus ciudades, oh Judá, fueron tus dioses. ¿Por qué porfías conmigo? Todos vosotros prevaricasteis contra mí, dice Jehová. En vano he azotado a vuestros hijos; no han recibido corrección. Vuestra espada devoró a vuestros profetas como león destrozador.”


El ser humano reacciona de manera impredecible ante la tragedia y las pruebas de la vida. Muchas veces aun aquellos que no son religiosos claman a Dios a gritos, a pesar de haberlo ignorado anteriormente. Los relatos de terribles accidentes, incendios, inundaciones o huracanes con frecuencia cuentan de alguien perteneciente a este grupo, que acude al Señor pidiendo su ayuda desesperadamente. Con razón alguien dijo: “No hay ateos en las trincheras.” Ciertamente hasta aquel que siempre negó la existencia de Dios, clama a él por ayuda y protección cuando a su lado están cayendo granadas y bombas enemigas.

Algunos piensan que Dios se pasa esperando esos momentos de pánico para poder impactar positivamente la vida de aquellos que sufren. Y es cierto que, en muchas ocasiones, las pruebas y el dolor hacen que alguien vuelva su rostro al Señor y en medio de su angustia comience una relación con su Creador. Pero el pasaje de hoy nos muestra un punto de vista diferente. Por medio de Jeremías Dios desafió a su pueblo, que se encontraba en problemas, a buscar ayuda en los ídolos a quienes ellos habían adorado. Aquel pueblo rebelde en lugar de volver sus rostros a Dios en la época de bonanza más bien le volvieron sus espaldas. Ahora, “en el tiempo de su calamidad dicen: Levántate, y líbranos.” Pero Dios les recuerda que ellos “dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado.” Y los desafía a acudir a esos ídolos a ver si pueden librarlos de su aflicción.

El Señor bien podría hablarte a ti de manera similar si tú te has olvidado de él en los buenos tiempos, y en los tiempos difíciles clamas a él. En tu hora de angustia bien podría decirte: “¿Por qué clamas a mí ahora? ¿Por qué no acudes a las imágenes o a las figuras de cerámica o de madera? ¿Por qué no buscas ayuda en la televisión, o apelas a tu dinero, o a tus posesiones o buscas alivio en tus tarjetas de crédito? ¿Dónde están tus héroes del deporte y tus estrellas del cine? Que esos dioses a quienes has honrado tan fielmente te ayuden ahora.”

Los israelitas ignoraron totalmente el pacto que habían hecho con Dios, así como los Diez Mandamientos que el Señor les había dado en los que con toda claridad les dio instrucciones en relación a esos dioses falsos. Así dijo Jehová: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (Exodo 20:4-6).

Dios es un Dios de amor y de misericordia que nos perdona cuando nos volvemos a él arrepentidos, pero es también un Dios celoso y no admite compartir nuestra adoración y nuestro servicio. En el Sermón del Monte, Jesús les enseñó a sus discípulos: “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” (Mateo 6:24).

Apliquemos esta enseñanza a nuestras vidas. Hagámonos el propósito de adorar, obedecer y agradar a nuestro Padre celestial tanto en circunstancias difíciles como en los buenos tiempos. Recordemos que “el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.” (Salmo 91:1).

ORACIÓN:
Padre santo, te ruego me ayudes a habitar bajo tu abrigo en todas las circunstancias. Que no me olvide de ti cuando todo marcha bien en mi vida, sino que me mantenga fiel a ti tanto en las buenas como en las malas. En el nombre de Jesús Amen.