Febrero 2018
DLMMJVS
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728 

 
¿Deseas madurar espiritualmente? Enviar esta meditación

Efesios 4:10-15
“El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.”


Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador el Espíritu Santo viene a morar en nosotros, dice 2 Corintios 1:22. En ese momento comienza el proceso de crecimiento espiritual o "santificación". Este proceso es dirigido por el Espíritu Santo pero requiere nuestra activa participación, y su fin es “perfeccionar a los santos”, dice el pasaje de hoy. Sabemos que mientras estemos en este mundo no llegaremos nunca a ser perfectos, así es que aquí “perfección” significa más bien “madurez espiritual”. El hombre “maduro espiritualmente” es aquel que cumple el propósito para el que Dios lo ha creado. Y esto será posible solamente cuando lleguemos “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” y seamos “nuevas criaturas”, como dice 2 Corintios 5:17. Entonces somos sensibles a la voz del Espíritu, quien nos redarguye cuando pecamos y nos instruye en el camino a seguir de acuerdo a la voluntad de Dios.

¿Por qué quiere Dios "perfeccionarnos", es decir que maduremos espiritualmente? Porque él quiere usarnos “para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.” Dios quiere que seamos sus instrumentos para llevar a cabo sus propósitos en este mundo. Para ello es necesario que dejemos de ser “niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina.” En el aspecto físico dejamos de ser niños cuando crecemos al pasar los años. Nos convertimos en adolescentes y después en personas adultas. De igual manera en el aspecto espiritual existe un proceso de crecimiento, pero la diferencia estriba en que en el aspecto físico vamos a crecer de todas maneras queramos o no, mientras que en el aspecto espiritual tenemos que desear crecer y para lograrlo debemos entender que es necesario seguir las instrucciones de la palabra de Dios, de manera que “siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.”

¿Qué tenemos que hacer para crecer espiritualmente? Fundamentalmente tenemos que leer la Biblia diariamente, escudriñarla y meditar en ella, pues esta poderosa palabra es “la espada del Espíritu” (Efesios 6:17), es decir es el instrumento fundamental usado por el Espíritu Santo para transformar nuestras vidas conforme a los planes de Dios, y es el arma con que contamos los creyentes para luchar contra todos los obstáculos que el enemigo pueda poner en nuestro crecimiento espiritual. También debemos orar “en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu” (Efesios 6:18), buscando el rostro del Señor día tras día y pasando tiempo en íntima comunión con él. Esta es la única manera de crecer o madurar espiritualmente. ¡No existe otra! La palabra de Dios es el “alimento sólido” para nuestros espíritus al que se refiere Hebreos 5:12-14, y la oración es el medio por el cual el Espíritu Santo nos da el discernimiento necesario para entender esta palabra y nos capacita para aplicarla a nuestras vidas.

Cuando hacemos de esto un hábito diario, poco a poco iremos experimentando cambios en nuestro comportamiento, en nuestras reacciones ante las circunstancias, en nuestra actitud hacia los demás y se hará evidente la paz y el gozo de Dios en nuestros corazones, aun en situaciones difíciles que antes nos afectaban profundamente. Esta es la madurez espiritual.

ORACION:
Padre mío, te ruego me ayudes a crecer y madurar espiritualmente. Dame fuerzas para dejar todo aquello que impide ese crecimiento y a concentrarme en adquirir conocimiento de tu palabra en el poder de tu Santo Espíritu. En el nombre de Jesús, Amén.