Febrero 2018
DLMMJVS
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728 

 
¿Te olvidas del Señor cuando todo marcha bien? Enviar esta meditación

Deuteronomio 8:11-14
“Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.”


Cuando estamos en medio de una prueba o los tiempos son difíciles, con mucha facilidad clamamos a Dios por su ayuda. Cuando tenemos que depender del Señor para nuestras necesidades diarias, leemos su palabra diariamente, tratamos de obedecerla, oramos con frecuencia y hasta ayunamos en alguna que otra ocasión. Pero cuando las cosas marchan bien y todas nuestras necesidades están cubiertas, por regla general nos volvemos autosuficientes y nos olvidamos de nuestro Padre celestial. Esta es la tendencia natural del ser humano.

Esta fue la actitud del pueblo de Israel, los cuales durante años clamaron a Dios para que los liberara de la esclavitud en la que vivían en Egipto. Dios escuchó su clamor, y por medio de Moisés los liberó y preparó para ellos una preciosa tierra en la que había de todo en abundancia. Sin embargo, la enorme mayoría de ellos nunca llegó a disfrutarla, pues su manifestación original de agradecimiento y alabanza a Dios al salir de Egipto cambió totalmente, y comenzaron a quejarse ante las dificultades, y se rebelaron desobedeciendo las instrucciones del Señor. Tanta fue su rebeldía que Dios prohibió la entrada a la tierra prometida a todos aquellos mayores de veinte años, excepto Josué y Caleb, que fueron íntegros y obedientes en todo.

Transcurrieron cuarenta años, aquella generación rebelde había muerto en el desierto, y ahora el pueblo de Israel se encontraba frente a la tierra prometida. En el pasaje de hoy Moisés se dirige a los israelitas, y les advierte que no se olviden de Dios cuando tengan comida en abundancia, y buenas casas en las que habitar, y hayan prosperado económicamente. Y les recuerda que fue Dios el que los sacó de la esclavitud en Egipto, donde sus padres sufrieron y clamaron por su libertad.

Podríamos imaginar que este discurso de Moisés fue más que suficiente para ministrar el corazón de los israelitas, y motivarlos a ser agradecidos a Dios y obedecer sus mandamientos, y sobretodo a no olvidarse de él y adorarle en todas las circunstancias, aun cuando todo marchara a las mil maravillas. Pero lamentablemente no fue así, y tan pronto comenzaron a disfrutar de las bendiciones de su nuevo hogar se olvidaron de Dios y fueron desobedientes como sus predecesores, y hasta llegaron a adorar dioses falsos. Por eso sufrieron las consecuencias de su comportamiento, conforme a la advertencia con que finaliza el capítulo 8 de este libro de Deuteronomio: “Si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres y a ellos te inclinares, yo lo afirmo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis. Como las naciones que Jehová destruirá delante de vosotros, así pereceréis, por cuanto no habréis atendido a la voz de Jehová vuestro Dios.” (vv. 19-20).

Como hijos de Dios, tan humanos y tan débiles como aquellos israelitas, debemos aplicar esta enseñanza a nuestras vidas de manera que actuemos de manera diferente, siendo agradecidos tanto en las buenas como en las malas y dando gracias a Dios en todo, “porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”, dice 1 Tesalonicenses 5:18. Tenemos que estar conscientes siempre de esta tendencia humana a creernos autosuficientes cuando las cosas están bien, y a olvidarnos de que todo lo que tenemos lo hemos recibido de Dios. Comenzando con el precioso regalo de la salvación, la salud, los bienes materiales, la protección divina, nuestras familias, y la paz y el gozo en nuestros corazones.

Hazte el firme propósito de que no pase un día de tu vida sin buscar el rostro del Señor, tanto en las pruebas como en los buenos tiempos, para adorarle en espíritu y en verdad, y darle gracias de todo corazón por todas sus bondades.

ORACION:
Amante Padre celestial, te ruego perdones mi actitud de autosuficiencia, y me ayudes a vivir en constante agradecimiento por tu infinito amor, tu gracia y tu misericordia. En el nombre de Jesús. Amén.