Febrero 2018
DLMMJVS
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728 

 
¿Cuál es el enfoque de tu vida? Enviar esta meditación

Hebreos 12:1-2
“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”


Florence Chadwick fue la primera mujer que logró cruzar el Canal de la Mancha. Logró esta hazaña en Agosto de 1950, nadando de Inglaterra a Francia en 13 horas, 23 minutos. Dos años después ella trató de nadar la distancia entre Catalina Island y Palos Verdes, California. Había aquel día una neblina muy densa, la cual hacía que la visibilidad fuera mínima. Después de 16 horas en el agua, Florence decidió no continuar en su empeño. Cuando le preguntaron por qué había decidido darse por vencida, dijo que se había desanimado totalmente, pues no podía ver claramente y no tenía la más mínima idea de cuánta distancia había nadado ni cuánto le faltaba para llegar. Entonces los reporteros le dijeron que al momento de abandonar su intento estaba a sólo media milla de la orilla. ¡Qué terrible decepción! Dos meses más tarde Florence trató de nuevo. Esta vez logró llegar a la otra orilla estableciendo un nuevo record mundial de 13 horas y 47 minutos. Ese día también había una densa neblina. Cuando le preguntaron cómo ella había nadado tan rápidamente esta vez, les explicó que en esta ocasión llevaba en su mente un retrato de la orilla a la que se dirigía, y cada vez que se sentía desanimada se concentraba en esta fotografía mental y ponía todo su enfoque en su meta.

Por regla general la mayoría de las personas en este mundo andan como si estuviesen rodeadas de una densa neblina; no son capaces de ver a unos pies delante de sus ojos, hacen sus planes basados en la información que tienen, la cual es escasa y muy superficial, y muchas veces terminan dándose por vencidos antes de llegar a la meta, como le sucedió a Florence Chadwick la primera vez que intentó llegar a Palos Verdes. El pasaje de hoy nos exhorta a correr con paciencia “la carrera que tenemos por delante”, es decir el resto de nuestras vidas, "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.” Poner los ojos en Jesús es hacerlo a él el punto central de nuestras vidas, es mantener nuestra mirada en él y no en las circunstancias que nos rodean. Esta debe ser nuestra estrategia si queremos tener éxito en la vida. Si no perdemos de vista a Jesús y nos enfocamos en llegar a la meta que Dios ha dispuesto para nosotros con toda seguridad vamos a disfrutar de esa victoria que Cristo obtuvo para nosotros en la cruz del Calvario. Así lo expresó el apóstol Pablo en su carta a los filipenses: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:14).

En su carta a los Colosenses, Pablo nos dejó un extraordinario consejo a todos los creyentes. Dice así: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 3:1-2). Cada día, al levantarnos de la cama debemos poner nuestra mirada espiritual “en las cosas de arriba”, buscando el rostro del Señor en oración y escudriñando su palabra en busca de dirección. Al enfocarnos en “las cosas de arriba”, entonces “las de la tierra” pasarán a un segundo plano en nuestras vidas, y Dios no encontrará obstáculos para guiar nuestros pasos en la dirección correcta, hacia la meta que él ha establecido para sus hijos.

¿Cuál es el enfoque de tu vida? Si no es el Señor Jesucristo, te encontrarás desorientado con mucha frecuencia. Necesitas cambiar tu enfoque inmediatamente, y fijar tu mirada en el único que puede llevarte a la meta para que disfrutes de la gran victoria.

ORACION:
Bendito Padre celestial, gracias por la dirección que me ofreces a través de tu palabra. Te ruego me ayudes a mirar hacia arriba, hacia tu trono, cuando mis ojos tiendan a mirar hacia abajo, a las cosas terrenales. Que mi corazón, mi mente, mi espíritu, todo mi ser esté siempre enfocado en Jesucristo, mi Señor y Salvador. En el nombre de Jesús, Amén.