Julio 2019
DLMMJVS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

 
Como manejar los elogios Enviar esta meditación

Proverbios 27:2
“Que te alabe el extraño, y no tu boca; el forastero, y no tus labios.”


¿A quién no le agrada recibir una palabra de elogio? Después de un largo día de trabajo, al completar una tarea agotadora o al enfrentar circunstancias difíciles una frase halagadora o un gesto de amabilidad puede ser gratificante e inspirador. Sin embargo, hay que tener cuidado al recibir elogios. Manejados correctamente no hay ningún problema. Pero puede haber peligro dependiendo de la manera en que lo recibimos, pues nuestra naturaleza carnal tiende a llenarse de orgullo y vanidad con mucha facilidad. Y esto, desde luego, puede acarrearnos malas consecuencias en nuestras vidas.

Un ejemplo lo encontramos en Daniel capítulo 5. La Biblia cuenta que Dios le dio al rey Nabucodonosor “el reino y la grandeza, la gloria y la majestad.” (v.18). Y por esto todos los pueblos y naciones “temblaban y temían delante de él.” Todos se esmeraban en halagarle y presentar ante él todo tipo de elogios y alabanzas. Producto de ello, el rey se llenó de orgullo y se olvidó de Aquel que le había dado todo. Dice el versículo 20 que “cuando su corazón se ensoberbeció, y su espíritu se endureció en su orgullo, fue depuesto del trono de su reino, y despojado de su gloria.” Pero no sólo esto. Más adelante Nabucodonosor “fue echado de entre los hijos de los hombres, y su mente se hizo semejante a la de las bestias, y con los asnos monteses fue su morada. Hierba le hicieron comer como a buey, y su cuerpo fue mojado con el rocío del cielo.” (v.21). Ciertamente un cambio enorme en su vida; de rey y señor de Babilonia y envidia de todos los reinos de alrededor, a un perturbado mental, viviendo a la intemperie y actuando como las bestias del campo. Todo como resultado de su soberbia y su orgullo.

Aquí se cumplen de manera perfecta las palabras de Jesús cuando dijo: “El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” (Mateo 23:12). Una actitud de soberbia y orgullo siempre traerá malas consecuencias porque “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6). Para evitar el orgullo, la jactancia o el egocentrismo como resultado del elogio la Biblia nos da pautas a seguir que nos permiten aceptar halagos con gracia:

Evita elogiarte a ti mismo.
El pasaje de hoy nos enseña que debemos dejar que otros nos alaben y no nosotros mismos. La Biblia también nos enseña que cuando actuamos con humildad Dios mismo nos exaltará en Su tiempo. Dice 1 Pedro 5:6: “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.”

Dale la honra a Dios.
Recibir felicitaciones acerca de tu estilo de vida positivo o por tu buen trabajo puede ser una buena oportunidad para darle el crédito a Dios por lo que él está haciendo en tu vida. Dice Isaías 12:5: “Cantad salmos a Jehová, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra.” Compartir la razón de tu actitud positiva o del cambio en tu vida, puede ser un testimonio del poder de Dios para el no creyente. Por eso siempre debes darle la gloria al Señor. Y que todos los que están a tu alrededor lo sepan.

Responde con el corazón.
Proverbios 25:11 dice: “Manzana de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene.” Muestra agradecimiento a la persona que te hizo sentir bien y de manera amable preséntale a Aquel que produce en ti ese comportamiento.

Agradécele a Dios en oración.
¿Le has pedido a Dios recientemente por una motivación para entregarte más a él y servirle? Quizás él ha contestado tu oración por medio de las palabras de estímulo de otra persona. Recuerda agradecerle a Dios por esos halagos en tu tiempo de oración. Hebreos 13:15 dice: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.”

Resumiendo, debemos pensar y actuar siempre sobre la base de que todo lo bueno que recibimos proviene de Dios, incluyendo los halagos los cuales pueden ser usados por el Señor para probar nuestra madurez espiritual. Pide a Dios te capacite para impactar positivamente la vida de aquellos que te halagan.

ORACION:
Padre santo, te ruego pongas en mí un espíritu de humildad que no me permita exaltarme a mí mismo en nada, sino que cada vez que yo reciba un elogio por algo que he hecho tú recibas la gloria y el honor que sólo tú mereces. En el nombre de Jesucristo, Amén.